Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu se acerca a las víctimas sin comprometer a la izquierda 'abertzale'

Miembros de EA y Alternatiba dan "un paso" al acudir al homenaje a Korta

Bildu hizo ayer visible su primer gesto de acercamiento a las víctimas de ETA al enviar a representantes de Eusko Alkartasuna (EA) y Alternatiba al homenaje a Joxe Mari Korta, el expresidente de la patronal guipuzcoana Adegi asesinado hace 11 años por la banda. La presencia en este acto de integrantes de la coalición abertzale, como el líder de EA, Pello Urizar, se produce en plena polémica por la proximidad que cargos institucionales de esta formación, principalmente el diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano, vienen mostrando con los presos etarras y el mundo radical.

Garitano, quien afirmó recientemente que aún no ha llegado el momento de las víctimas de la banda terrorista, no asistió al acto de ayer en Zumaia (Gipuzkoa). Delegó en la diputada de Juventud y Cultura, Ikerne Badiola, y en la directora foral de Derechos Humanos, Marina Bidasoro, ambas de EA y esta última dependiente del gabinete del diputado general.

Pello Urizar saludó en persona a los familiares del industrial asesinado

La izquierda abertzale, algunos de cuyos dirigentes están asumiendo cargos relevantes en las instituciones donde gobierna Bildu, no contó con ningún representante en el homenaje a Korta. En sus declaraciones, sin embargo, han repetido que su deseo es reconocer el daño causado "a todas las víctimas". Urizar precisó que su presencia era como responsable de EA y no en nombre de Bildu. Por la coalición también acudió el juntero Enrique Martínez Flores, de Alternatiba, quien no ocultó su sorpresa al toparse con Urizar: "No sabía que ibas a venir", le dijo.

La única representación del sector independiente Bildu corrió a cargo de la edil de Zumaia Arritxu González, en calidad de alcaldesa en funciones. González declaró que la presencia de Bildu en estos actos "tiene que ser la base para construir el futuro, reconocer los diferentes tipos de sufrimiento y comenzar una nueva era de paz y normalización política".

Urizar saludó personalmente nada más llegar a los familiares directos del asesinado. Durante los 15 minutos que duró la concentración silenciosa, los miembros de Bildu permanecieron al lado de los más allegados a Korta. Arrebataron todo el protagonismo al PNV, que siempre ha considerado al industrial como "uno de los nuestros". La amplia representación peneuvista, encabezada por Joseba Egibar, se situó en un costado. Por Aralar asistió Aintzane Ezenarro y por el PP, Pilar Elías. El PSE-EE no envió a ningún dirigente.

Al término del acto, Urizar afirmó que la asistencia de miembros de Bildu a este homenaje es "un paso, una pequeña muestra, que se irá acentuando en los próximos meses". Añadió que la coalición "tiene el compromiso de trabajar por el respeto de todas las víctimas", aunque matizó que no se dejará "imponer" por el "ritmo o calendario de otros partidos".

Frente a la empresa donde fue asesinado al explotar un coche-bomba de ETA, se reunieron la viuda, Marian Zearreta y dos de sus hijos, Lander y Andoitz, además de otros familiares, amigos y trabajadores de la empresa. Como en aniversarios anteriores, hubo una destacada representación empresarial, fundamentalmente de Adegi, Elkargi y Confebask. Se personó la directora de Atención a las Víctimas del Terrorismo, Maixabel Lasa, en nombre del Gobierno

En declaraciones a los periodistas, el portavoz de la Fundación Joxe Mari Kortaren Bidetik ("Por el camino de Joxe Mari Korta"), Jesús Mari Mujika, afirmó que "el reconocimiento y el respeto a todas las víctimas es fundamental para recuperar el bagaje moral que permita una adecuada convivencia enre vascos". También aseguró que seguirán celebrando actos para recordar que el asesinato de Korta fue "una muerte absolutamente injusta e inútil".

Diligencias policiales por un acto por los presos

La Ertzaintza va a remitir a la Audiencia Nacional las diligencias que ha abierto en relación con un acto celebrado la madrugada de anteayer en el barrio getxotarra de Romo, cuyas fiestas concluyeron ese día, en el que se exhibieron varias fotografías de presos de ETA.

Decenas de personas se concentraron en el lugar portando carteles con imágenes de los reclusos tras una pancarta con el texto "Euskal presoak etxera". Los concentrados profirieron además gritos en contra de la dispersión de los reclusos de la organización terrorista.

La asociación Dignidad y Justicia había presentado previamente un recurso judicial en el que reclamaba la anulación del acto para evitar que se se hiciese apología de la banda. Tras analizar el recurso, el juez no consideró necesaria su prohibición y remitió en su lugar una instrucción a la Ertzaintza para que vigilase su desarrollo, por si en su transcurso pudieran producirse algún acto ilegal.

La Ertzaintza enviará en los próximos días al citado tribunal las diligencias en las que se recoge el desarrollo del acto, así como la identificación de quienes participaron en él para que la Audiencia Nacional delimite las responsabilidades legales en las que pudieran haber incurrido.

La decisión de la policía vasca es la principal que ha tomado en lo que va de verano con respecto a las muestras de apoyo a ETA y sus presos, con la exhibición de carteles o similares. La semana pasada, los servicios de limpieza de los Ayuntamientos de Getxo y Leioa retiraron de las calles varias pancartas de apoyo a los reclusos. Además, Interior prohibió el viernes un acto convocado en Vitoria por Etxerat, la asociación de familiares de los reclusos, al desobedecer sus convocantes la orden precedente del departamento de que variasen su recorrido para no afectar al desarrollo de las fiestas de la capital alavesa. Algunos de los participantes terminaron exhibiendo pancartas pidiendo el traslado a Euskadi de los reclusos.

El alcalde de Bilbao, Iñaki Azkuna, se refirió ayer a la decisión de las comparsas festivas de la ciudad de hacer un plante de 24 horas en las txosnas el próximo día 24, en plena Aste Nafguscia, como protesta por el veto a dos de ellas por haber exhibido el año pasado carteles de presos de ETA. "Va a haber bares abiertos suficientes como para apagar la sed de los bilbaínos y los foráneos", indicó el regidor.

Los asistentes

- La representación de los partidos que integran la coalición Bildu en el homenaje al empresario Joxe Mari Korta, asesinado por ETA en agosto de 2000, estuvo encabezada por Pello Urizar, secretario general de EA. En nombre de la Diputación de Gipuzkoa, gobernada por la coalición, acudieron la diputada de Cultura y Juventud, Ikerne Badiola, y la directora de Derechos Humanos, Marina Bidasoro, ambas de EA. El grupo juntero de Bildu estuvo representado por Enrique Martínez Flores, de Alternatiba. La delegación del Ayuntamiento de Zumaia, en manos de la citada formación, estuvo compuesta por la alcaldesa en funciones, Arritxu González, una independiente de la izquierda abertzale, y por el edil Iñaki Ostolaza, de EA. También asistió el exparlamentario de EA Rafa Larreina, sin ningún cargo en la agrupación independentista.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2011

Más información