Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doble objetivo: anular a Aralar y desbancar al PNV

Bildu aspira a convertirse en la primera fuerza nacionalista

Vista con perspectiva, la incorporación de Eusko Alkartasuna (EA) y Alternatiba (escisión del equivalente vasco de IU) al polo soberanista cristalizado en Bildu ha sido una brillante operación ejecutada sobre un guion establecido en escritos intervenidos a ETA hace un par de años. En pocos meses, Batasuna ha logrado desembarazarse formalmente de la pesada mochila de su complicidad con el terrorismo -que amenazaba con arrastrarla a la marginación política- y, encapsulada a título de "independientes" en Bildu, ha podido traspasar los portones de la justicia española, sin mojarse ni mancharse, sin autocrítica, condena de los crímenes de ETA ni necesidad de asumir compromisos mayores.

La coalición está en condiciones de fagocitar todo el espacio 'abertzale'

De los dos objetivos políticos marcados en el planificado giro estratégico -fulminar a Aralar, su competencia no violenta en el espacio de la izquierda abertzale, y sustituir al PNV como primera fuerza nacionalista e interlocutora preferente con el Gobierno central-, el primero está a punto de ser alcanzado y el segundo empieza a asomarse en el horizonte.

Gracias a su triunfo electoral, Batasuna vuelve a campear en la izquierda abertzale en condiciones de fagocitar todo lo que se mueve en ese espacio. Truncada su ascendente trayectoria por la arrolladora irrupción de Bildu, los militantes de Aralar podrían integrarse en la coalición victoriosa de cara el 20-N, aunque antes de sucumbir al abrazo del oso pretenden que se exija a ETA el cese definitivo de la violencia y se adopte un comportamiento ético refractario al terrorismo.

Sustituir al PNV al frente del nacionalismo se antoja empresa mucho más ambiciosa, pero Bildu ya le ha abierto un buen boquete en su fortaleza institucional al arrebatarle Gipuzkoa; ahora confía en complicarle la formación de un grupo parlamentario propio en el Congreso. El partido de Iñigo Urkullu y Joseba Egibar tendrá que resistirse a los cantos de sirena del "frente abertzale por la autodeterminación". Es una melodía pegadiza que prende fácil en los territorios del PNV guipuzcoano y alavés, largamente abonados con soberanismo.

Hasta la fecha electoral elegida por el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, el 20-N, le resulta propicia a la izquierda nacionalista. Noviembre llegará sin que la coalición haya acusado el desgaste de su gestión institucional y con el efecto Bildu en plena efervescencia y reforzado, probablemente, por la incorporación de Aralar. De ahí que el PNV empiece a reclamar un nuevo estatus para Euskadi y requiera estos días intensamente a la izquierda abertzale que exija ya a ETA que desaparezca.

Ni una crítica a ETA

Bildu rechaza la violencia, pero ha encadenado guiños a ETA desde el 22-M. El último, los gestos de afecto y apoyo a los familiares de presos en las fiestas de verano en Euskadi. Estos son algunos otros.

- 11 de junio. El nuevo alcalde de San Sebastián, Juan Karlos Izagirre, con un pin a favor del acercamiento de presos, toma posesión del cargo sin mencionar a ETA en su discurso. Aboga por la desaparición de "todas las manifestaciones de violencia", incluidos "encarcelamientos y torturas". PSOE y PP le piden, en vano, que condene los casi cien asesinatos de ETA cometidos en la ciudad.

- 23 de junio. Martin Garitano asume la presidencia de la Diputación de Gipuzkoa. Lleva en la solapa un pin con el número de preso de Arnaldo Otegi, el símbolo que los partidarios del exportavoz de Batasuna usan para pedir su libertad. Garitano tampoco cita a ETA. Habla de una "era histórica" en Euskadi y pide "abordar la cuestión de los presos".

- Garitano nombra jefe de su gabinete a Iñaki Errazkin, exalcalde de Azpeitia por ANV que en 2008 se negó a condenar el asesinato del empresario Inaxio Uria. Ficha también como jefa de prensa a Marian Beitialarangoitia, ex alcaldesa de Hernani por ANV que en un mitin envió "un abrazo y un chaparrón de aplausos" a los autores del atentado de Barajas. Hay otros tres excargos de Batasuna en el gobierno de Garitano.

- El Ayuntamiento de Andoain (Bildu) prohíbe el paso de los escoltas de los concejales al consistorio. Medidas similares se toman en Mondragón y Lasarte, y San Sebastián anuncia que lo estudiará. Ante la presión del Ministerio del Interior, Andoain retira el veto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de agosto de 2011

Más información