El ocaso de la banda de matones que amasó 100 millones

Los Miami controlaban discotecas, vendían drogas y blanqueaban dinero

"La banda de los Miami ya no era lo que fue hace años. Ahora solo se dedicaba a blanquear dinero procedente del narcotráfico. Nada que ver con lo que hacían en los años noventa". Quien habla es un alto responsable de la Comisaría General de Policía Judicial, encargado de investigar a este grupo delictivo, que a lo largo de unos 20 años ha amasado un capital de procedencia ilícita que podría alcanzar los 100 millones de euros. Su mayor actividad la tuvo en la década de los noventa, cuando el cabecilla del grupo, Álvaro López Tardón, controlaba junto con su compinche Juan Carlos Peña Enano las principales discotecas de la región madrileña, lo que le servía para distribuir estupefacientes, en especial pastillas de éxtasis.

El jefe solo dejaba Florida para algún negocio o para ir a fiestas en Ibiza

La última incautación a este grupo descabezado de nuevo a mediados de julio ha sido una inmensa finca de 30 hectáreas, en la que se levantaba un chalé de 1.200 metros cuadrados, en el municipio de Collado-Villalba (Madrid). "Sabíamos que habían invertido hace poco ocho millones de euros en una propiedad inmobiliaria, pero desconocíamos exactamente dónde se encontraba", explica el mando de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (Udef).

Solo en España se les han decomisado, además de la citada finca, 21 inmuebles, la mayoría en Madrid. A estos hay que unir otras cinco viviendas de lujo en Miami y unos 70 turismos de alta gama, cuyo precio medio puede rondar el millón de euros. "En la década de los noventa también trabajaron mucho las discotecas de Marbella. Allí empezaron a llevar coches de lujo norteamericanos y de ahí les viene el nombre con el que se les conoce, el de los Miami, pero son todos españoles", añade el mando policial. Hasta 50 personas llegaron a formar esta banda en su época de esplendor.

Uno de los palos más fuertes contra la organización se lo dieron hace unos 15 días, cuando la policía registró un chalé de La Moraleja, una lujosa urbanización en la periferia de Madrid. Allí hallaron 25 millones de euros en efectivo, perfectamente ocultos en dos zulos. Eran billetes de 50, 100 y 200 euros en gruesos fajos plastificados.

Según fuentes de la investigación, el cabecilla del grupo, Álvaro López Tardón, solo se encargaba de dirigir los negocios desde Miami. Ya solo venía unos 15 o 20 días al año a España para solventar algún negocio o acudir a fiestas veraniegas en Ibiza, a las que invitaba a bastantes conocidos. Todo el peso del negocio lo llevaba su hermano Artemio, que se encargaba de buscar a los testaferros que permitieran a la organización blanquear el dinero del narcotráfico. Los arrestados se enfrentan ahora a penas que podrían llegar hasta los 20 años de prisión. Se les acusa de tráfico de estupefacientes y de blanqueo de capitales.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Mansión que se habían construido los Miami en un pueblo de Madrid gracias a sus inmensas ganancias.
Mansión que se habían construido los Miami en un pueblo de Madrid gracias a sus inmensas ganancias.

Sobre la firma

F. Javier Barroso

Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS