Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La extracción del patrimonio

El Museo Minero de Gallarta confía en sacar adelante su proyecto de parque cultural - El centro recupera un camión de los años sesenta

Pese a la crisis y los recortes en los presupuestos en entidades de todo tipo, los responsables del Museo Minero del País Vasco, sito en Gallarta, siguen persiguiendo sus objetivos: conservar el patrimonio minero y difundir su conocimiento. A estos fines consagra uno de sus principales proyectos en marcha: un parque cultural de 1.000 metros cuadrados dedicado exclusivamente a la minería vasca.

A él se añadiría otro parque exterior, de menor superficies, donde se quieren instalar algunas de las piezas de mayor tamaño de sus fondos, como un camión Mack de 1960 recuperado por voluntarios del museo de una cantera en Galdames el pasado 21 de marzo y que ha sido restaurado. La empresa estadounidense Mack fue el pasado siglo una de las mayores productoras de camiones. Sus modelos de la serie B, del mismo tipo que el recuperado en Galdames, se exportaron a numerosos países.

El parque se halla paralizado en la actualidad por falta de presupuesto

El museo prepara para 2012 una muestra sobre las casas de los mineros

El citado parque es, de momento, solo una esperanza del futuro, ya que el proyecto, cuya primera fase se desarrolló entre 2008 y 2009, se encuentra parado este año por la falta de presupuesto. Haizea Uribilarrea, coordinadora del centro, se muestra cauta sobre su situación.

El parque se asentaría en las inmediaciones del lugar donde se encuentran los restos de Concha II, una mina de hierro a cielo abierto que fue la última de este tipo que se explotó en la comunidad autónoma. De ahí tanto el interés por la construcción del parque cultural como por la conservación de los restos de la mina, en torno a la que fue creciendo Gallarta.

La vida de los mineros que vivian junto a las explotaciones es otro de los objetos de atención del museo, que prepara para 2012 una exposición sobre casas baratas que las empresas levantaban con un coste mínimo, siguiendo el modelo urbanístico y arquitectónico de las casas obreras de Gran Bretaña. Inmuebles de este tipo siguen en pie en diversos barrios de localidades como Barakaldo o Sestao.

Uribilarrea recuerda que los mineros se fueron mudando progresivamente a viviendas de mejor calidad, abandonando las casas baratas, otro de los vestigios del patrimonio industrial en peligro de desaparición "por una combinación de desarrollo urbanístico y dejadez que han dejado en ruinas estos espacios", en palabras de la coordinadora del museo.

La preservación del patrimonio minero no solo se limita a los restos materiales y a las explotaciones. En lo que resta de año proseguirán los trabajos de ampliación del edifico que alberga archivo histórico de la minería. Estas obras se encuentran paralizadas por el momento a la espera de la resolución del expediente que dictaminará si el archivo puede ser declarado bien cultural integrado en el conjunto de Concha II.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de agosto de 2011