Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La recogida de basuras en Valencia, de vacaciones

El deterioro veraniego de los servicios de limpieza y recogida de basuras se hace cada día más evidente en la ciudad de Valencia. Los contenedores se desbordan rebosantes de bolsas sin recoger, las calles no se baldean y las calles no se barren, protestan los vecinos.

La queja lleva semanas instalada en los distritos periféricos. Mientras Ciutat Vella aparece limpia y aseada, los barrios menos céntricos presentan un aspecto deficiente en lo que a la basura se refiere. La asociación de vecinos del barrio de Benimaclet levantó la voz de alarma el pasado mes de julio al afirmar que el Ayuntamiento discrimina la periferia de Valencia del centro y las zonas turísticas. "Exigimos al Ayuntamiento que vele por los intereses del conjunto de los ciudadanos que residimos y pagamos nuestros impuestos municipales, e inste a la empresa concesionaria a suplir las bajas vacacionales", reclamaban en su comunicado.

FCC asegura que cumple con el plan acordado con el Ayuntamiento

MÁS INFORMACIÓN

Esa empresa concesionaria es FCC, responsable de la recogida de residuos de la zona norte de Valencia, desde el antiguo cauce del Turia hacia la periferia. Fuentes de la empresa aseguran que cumplen rigurosamente con el plan anual acordado con el Ayuntamiento y los vecinos no lo ponen en duda. "Al parecer, la empresa concesionaria ha decidido durante este verano no contratar personal para suplir las bajas vacacionales ¿Quizá debido a deudas contraídas por el Ayuntamiento hacia esta empresa?", dicen desde la asociación apuntando a una posible responsabilidad del Consistorio.

El Ayuntamiento de Valencia lo niega rotundamente y asegura que las quejas de los vecinos pueden venir por fallos puntuales en el servicio de recogida de basuras, repartido entre tres empresas, Sociedad de Agricultores de la Vega y Secopsa, además de la ya citada FCC. Desde la Concejalía de Medio Ambiente aseguran que se limpia en todas las zonas por igual y que el argumento de discriminación entre los diferentes barrios no tiene sentido. Pese a negar la acumulación de basura en la ciudad, el Ayuntamiento considera que si hubiera algún fallo en el servicio se debería a que las empresas no hacen las pertinentes sustituciones de verano. Mientras tanto, los vecinos siguen esperando que el servicio se normalice con el fin del mes que acaba de comenzar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de agosto de 2011