Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un error en las señales causó el choque de trenes chinos

El choque, el sábado, de dos trenes de alta velocidad en la provincia china de Zhejiang, en el que según el balance oficial murieron 39 personas -entre ellas, dos estadounidenses y un italiano- y resultaron heridas casi 200, se debió a graves "errores de diseño" del sistema de señalización, según aseguraron ayer la agencia Xinhua y otros medios de comunicación oficiales. La catástrofe ha provocado la indignación de los familiares de las víctimas y la opinión pública, que acusan a las autoridades de no haber asistido a los heridos con celeridad y de ocultar el número real de fallecidos.

El desastre se produjo cuando un tren bala alcanzó a otro que se había detenido en un viaducto tras perder el suministro de electricidad a causa de un rayo. Seis coches descarrilaron por el impacto y cuatro de ellos cayeron desde más de 20 metros de altura.

An Lusheng, director de la Oficina de Ferrocarriles de Shanghái, reconoció la existencia de problemas de diseño en los equipos de señales de luces y que no fue enviada ninguna advertencia al conductor del segundo tren. An aseguró que, después de que el rayo causara el fallo de corriente, una señal que debería haberse puesto en rojo se mantuvo verde y los empleados de la cercana estación de Wenzhou no actuaron de forma correcta tras el error del sistema. El equipo fue diseñado en Pekín.

Críticas al Gobierno

El Ejecutivo ha ordenado una campaña de inspección de seguridad de la red de trenes de alta velocidad y de pasajeros. Pero el primer ministro chino, Wen Jiabao, que visitó ayer el lugar del desastre, la ha extendido a todas las infraestructuras de transporte, minas de carbón, obras de construcción e industrias que emplean químicos peligrosos. Wen pidió una investigación "abierta y transparente" de la colisión y dijo que los responsables serán "duramente castigados".

El peor accidente ferroviario de China desde 2008 ha provocado la ira de la opinión pública. Desde Internet se critica a las autoridades, a las que acusa de querer borrar evidencias y de haber mostrado más empeño en restaurar el servicio ferroviario que en rescatar a las víctimas. Los técnicos enterraron inicialmente algunos de los vagones accidentados, según dijeron para facilitar el acceso a los equipos de salvamento. Muchos internautas sostienen que han muerto hasta 200 personas y piden que se haga pública la lista completa de los viajeros y los fallecidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011