Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA asegura que ayuda a miles de hipotecados "sin buscar titulares"

La entidad gana 2.339 millones, un 7,5% menos, por la caída de los márgenes

El plan del Santander para atender a los hipotecados que estén en paro o que sufran una caída del 25% en sus ingresos levanta ampollas entre sus competidores: varias entidades coincidieron ayer en señalar que han tomado medidas similares desde hace años y no han buscado publicidad con ello. El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, aseguró durante la presentación de resultados que el banco ayuda de forma individual a miles de clientes con problemas para afrontar el pago de sus hipotecas desde que comenzó la crisis económica "sin necesidad de dar un titular" a los periódicos. "Cada vez que tomamos una medida con los clientes lo hacemos sin un titular porque es un asunto personal, donde lo importante es el cliente", remachó Cano ante las preguntas de los periodistas. "La tecnología permite gestionar a cada cliente de forma individual y no con soluciones generales para todos", alegó en clara alusión al Santander.

Otras entidades dicen tener soluciones a medida

Respecto a cómo podían combatir los efectos que tienen las protestas del movimiento 15-M y las de las asociaciones contra los desahucios en la imagen de la entidad, el consejero delegado sostuvo que "lo mejor es trabajar día a día con hechos". "El 97% de nuestros clientes no tienen problema con la hipoteca porque están al corriente de pago", comentó. "Para la entidad la peor opción de todas es quedarse con el inmueble hipotecado", recordó el directivo, por lo que BBVA busca soluciones adaptadas a cada caso.

Juan Asúa, responsable de España, especificó que el banco se adapta a la capacidad de pago de los clientes en apuros con distintas fórmulas, que pasan desde establecer un plazo de carencia sobre el capital principal a aplicar suspensiones de cuota, o a trasladar parte del importe del préstamo al final de la vida del mismo.

Cano también repartió responsabilidades políticas: "Lo fundamental es no tener que llegar a recibir a una persona en paro que no puede pagar la hipoteca". Calificó de "inaceptable" la situación de los jóvenes menores de 35 años, y recordó que en los últimos cinco años el banco ha incorporado 5.000 nuevos empleos al grupo y ha facilitado becas a 3.000 jóvenes, además de haber pagado 3.000 millones en impuestos. En lo que sí se mostró de acuerdo con el Santander fue en reformar la legislación hipotecaria y mejorar los planes del ICO para agilizar los trámites.

Entre la competencia, La Caixa asegura que lanzó en 2009 un plan para ayudar a los clientes con dificultades para pagar la hipoteca. Más de 150.000 particulares se han acogido a alguna de esas fórmulas. Entre ellas, destacan la posibilidad de aplazar toda la cuota un año, constituir un préstamo nuevo o disponer de cantidades que ya se han amortizado, informa Lluís Pellicer. Bankia también tiene medidas similares que permiten rebajar la cuota hasta 300 euros. "Si el cliente puede pagar esta cantidad, no se ejecuta el crédito", comentaron en la entidad. El Popular cuenta con un plan desde 2008 que permite una carencia de 36 meses "con condiciones personalizadas, dependiendo de la naturaleza del cliente". El Sabadell también ajusta las cuotas y asegura que no ha tenido desahucios.

En cuanto a los resultados, el BBVA obtuvo un beneficio de 2.339 millones en el primer semestre, un 7,5% menos que la del mismo periodo de 2010. La caída del margen financiero, así como los mayores gastos, provocaron la disminución de resultados. Las menores provisiones realizadas, por la contención de la morosidad, no fueron suficientes para que el beneficio mejorara. Cano destacó los buenos resultados de las pruebas de solvencia europeas, "donde la entidad ha sido líder entre los grandes bancos", así como "resistencia del beneficio en periodos desafiantes como el actual". El consejero delegado recordó que era el sexto trimestre consecutivo con una morosidad estable e inferior a la de otros competidores. En España la morosidad pasó al 4,7%, una décima menos que en marzo. La entidad ha calificado como morosos 450 millones de créditos a promotores y constructores "ante un posible deterioro futuro de estos activos", dijo Cano.

El banco destacó el empuje de las áreas de negocio de países emergentes, sobre todo México, que ha ganado un 11% más y ya está a la altura de España, que ha obtenido un 34,4% menos. Turquía y China lograron 449 millones, un 65% más, y América del Sur obtuvo 529 millones, un 16,8% más. En cuanto al negocio, elevaron los créditos (en España gracias a la adjudicación temporal de activos). Cano pidió una rebaja de la prima de riesgo española, "en niveles inaceptables", y afirmó que el Gobierno "tiene capacidad para tomar las medidas que necesita España".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de julio de 2011