Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez investiga pelotazos inmobiliarios que facilitó el Gobierno de Aguirre

La mujer de un exdiputado del PP cobró comisiones por mediar, según el sumario

La mujer del exdiputado nacional del PP Jesús Merino, que renunció a su escaño tras ser imputado en el caso Gürtel, cobró mediante la empresa Everland más de 500.000 euros tras conseguir que la Consejería de Urbanismo de la Comunidad de Madrid aprobara dos modificaciones puntuales de las normas subsidiarias urbanísticas del Ayuntamiento de Guadarrama, según las conclusiones de un informe de la Agencia Tributaria y un contrato privado incluido en el sumario.

El último informe de Hacienda, del 19 de julio, asegura que la percepción de estas cantidades -presuntamente por intermediar con el Gobierno regional en 2003- debe atribuirse a Jesús Merino: "Consideramos que los ingresos percibidos a través de las mismas y procedentes de este tipo de actuaciones de Merino le deben ser imputados directamente a él a efectos fiscales, con independencia de que contractualmente o en facturas intervenga una u otra sociedad o en la documentación aparezca su esposa como persona que presta los servicios".En su declaración ante el magistrado que instruye el caso Gürtel, Antonio Pedreira, Merino negó cualquier relación con Everland: "No participo en ella y no tengo nada que ver con ella. Es una sociedad de mi mujer, que tiene la mayoría de las acciones, es administradora y yo nunca he formado parte de ella". No obstante, a preguntas de la fiscal, reconoció haber tenido relación con Everland: "He estado autorizado [en las cuentas bancarias] en algún momento por una enfermedad de mi mujer", dijo Merino.

El primero de los dos contratos de intermediación cobrado por la empresa Everland en Guadarrama se firmó el 6 de marzo de 2003. Y tenía como finalidad la aprobación por parte de la Comunidad de Madrid de la modificación puntual de la normas subsidiarias de Guadarrama, en el sector denominado Dehesa de los Panes. Ana Isabel Gutiérrez cobró 270.455 euros de las tres promotoras: Oramba, Grupo Parquesol y Cimaga, esta última propiedad de una hermana del exalcalde del PP de Torrelodones Carlos Galbeño. El contrato estipulaba que la dueña de Everland recibiría el dinero, "siempre y cuando la resolución del citado expediente sea favorable e implique por tanto la aprobación definitiva de la modificación puntual del contrato".

El 13 de febrero de 2004 el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) publicó la aprobación definitiva del Plan de la Dehesa de los Panes. Dos meses después, según las fechas de las facturas que obran en el sumario, el 1 de abril de 2004, Cimaga y Parquesol pagaron 111.547 y 167.321 euros, respectivamente. De esta forma, un expediente que había sido aprobado el 23 de agosto de 2001 en el Ayuntamiento conseguía su aprobación definitiva.

Pero la aprobación de esta modificación de las normas urbanísticas de Guadarrama no estuvo exenta de polémica, tal y como consta en la resolución del boletín. La Comisión de Urbanismo decidió el 2 de octubre de 2003 aplazar la modificación urbanística para que se subsanaran las deficiencias detectadas, devolviendo el documento al Consistorio. Pero el 1 de diciembre, Urbanismo de la Comunidad de Madrid recibió un documento del Ayuntamiento en el que aseguraba que "en base a los informes técnicos y jurídicos que constan en el expediente, no han existido modificaciones sustanciales [...] y, por lo tanto, no es necesario un nuevo trámite de información pública y acuerda aprobar provisionalmente el citado texto de la modificación puntual". Tan solo un día después de recibir la comunicación del Ayuntamiento, el 2 de diciembre, la Dirección General de Urbanismo y Planificación Regional de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio informó de forma favorable, considerando que se habían subsanado las deficiencias.

El segundo de los pagos que beneficiaron en Guadarrama a la mujer de Merino se produjo tras un acuerdo entre Everland y la firma Guadalmina. A cambio de 244.010 euros se comprometía a conseguir la reclasificación de 5,5 hectáreas de suelo no urbanizable. Las estipulaciones del contrato hacen evidente la finalidad del mismo: "Guadalmina encarga a Everland la realización de todos los trabajos y trámites precisos, administrativos, jurídicos y de todo tipo, en orden a la tramitación, ante la Consejería de Urbanismo de la Comunidad, del expediente relativo a la modificación puntual de sector 5 Las Laderas, hasta su completa y total resolución favorable a los intereses del encargante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de julio de 2011