Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Una tele contra la soledad

Una jubilada de Castellón es una de las elegidas por Cruz Roja para ensayar un sistema de 'videochat' para ayudar a los mayores

A Carmen, castellonense de 78 años le gusta hablar, y mucho. "Con lo charraora que soy y que no pueda hablar con nadie", reconoce. Pero desde hace unos meses las nuevas tecnologías han irrumpido en su sala de estar. Una webcam sobre su televisor lo delata. Y su lenguaje también. Ahora habla de hacer quedadas con otras personas a través de la televisión. Sus amigas no la entienden. "Esto es impactante, no me imaginaba que se pudiera hacer, mis amigas no se lo creen", afirma. Ahora hasta piensa en llevarlas a casa para que ellas mismas lo vean.

Carmen dice sentirse una privilegiada. Es la única persona de Castellón que dispone de Social TV, un proyecto piloto desarrollado por Cruz Roja Española, la Fundación Vodafone España y Fundación Tecsos que ayuda a las personas mayores a combatir su soledad gracias a un dispositivo que le permite estar en contacto con otro centenar de personas en toda España (solo otras tres más en el resto de la Comunidad Valenciana). Es una especie de videochat al que puede acceder cuando quiera y por el que le pueden llamar en cualquier momento. Solo basta tener el televisor encendido.

Carmen, de 78 años, está encantada con el sistema

La iniciativa busca combatir la soledad de los mayores

"Hoy ya he cubierto el cupo, he estado hablando con José, un hombre de Pontevedra, y con Teresa, que vive en Lleida", explica. Más tarde, mientras veía un programa, también la llamaron desde Córdoba y Cádiz. "Voy a tener que aprenderme todos los nombres", bromea.

Carmen recibió su pack de Social TV hace tres meses. Tras los problemas iniciales -es un proyecto piloto- ya lo maneja a la perfección. Le falta tiempo para coger una silla y sentarse ante de la cámara cuando recibe la llamada desde cualquier otro punto de España. Confiesa que al principio dudaba: "Voy aprendiendo y creo que me voy a conectar todos los días".

Y es que el objetivo último de esta iniciativa es ayudar a los mayores a luchar contra su soledad. "Ha sido una mujer muy activa, siempre trabajando o cuidando a gente y ahora pasaba mucho tiempo sola", explica Arancha, técnico de Cruz Roja en Castellón. Carmen habla incluso de depresión y se entristece cuando lo piensa. "La vemos supercontenta, ya le hemos notado en este tiempo que se le olvida la depresión, está claro que el proyecto no le cambiará la vida, pero es una ayuda importante", asegura Arancha.

Cruz Roja hace un seguimiento para comprobar si se cumple el objetivo de disminuir su soledad. Al menos una visita mensual y una evaluación trimestral a través de las videollamadas. Pero saben que para lograrlo es fundamental la predisposición de los cerca de 100 usuarios de este sistema. "En Castellón hicimos más de una decena de entrevistas para elegir al beneficiario, era muy importante que tuvieran ganas de participar y que no tuvieran miedo a las nuevas tecnologías", destaca la técnico de la organización. Ahora se organizan quedadas para que todos ellos se conecten y puedan empezar a conocerse mejor. Carmen ya espera el día: "El lunes me conectaré para la quedada", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de julio de 2011