Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Vida&artes

Contactos prohibidos... sobre el papel

El veto a los anuncios de prostitución se limita a los periódicos y sus ediciones en la Red - El resto de Internet y la televisión serán terreno libre

La prohibición de los anuncios de contactos afectará solo a la prensa escrita y a sus ediciones digitales. Los medios de comunicación exclusivamente virtuales, las radios o las televisiones quedan fuera del veto de este tipo de reclamos que prepara el Gobierno. Una exclusión que ha levantado las suspicacias de las asociaciones de editores y las críticas de los grupos políticos. Es en la Red y en algunos canales de televisión donde actualmente se concentra una parte importante del negocio. Y donde está de verdad su futuro.

Casi cuatro meses después de comprobar que podía acabar legalmente con los anuncios de contactos, el Gobierno envió ayer a los grupos parlamentarios su propuesta de cómo hacerlo. Su documento propone reformar, a través de una proposición de ley, la Ley General de Publicidad para prohibir los reclamos de "servicios sexuales y de locales dedicados a la prostitución" en prensa y en las ediciones digitales de estas publicaciones, si su acceso no está limitado a mayores de 18 años.

Hay canales de TDT, legales o no, dedicados a los encuentros sexuales

Los expertos vaticinan que esta publicidad migrará al entorno digital

La propuesta fue en su día tildada de "cortina de humo" por la Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE), ya que la desaparición de estos anuncios en la prensa escrita los situaría, con toda probabilidad, en Internet. Ahí, aseguran, el anonimato es mayor, con lo que se agravarían los riesgos para las mujeres y hombres que ejercen la prostitución.

Los grupos parlamentarios minoritarios se felicitan de que el Gobierno por fin aborde este problema, pero cuestionan la forma de hacerlo. "El solo hecho de legislar ya es muy importante, pero hay unos mínimos que deberían cubrirse", aseguró ayer el diputado de Esquerra Republicana de Cataluña Joan Tardà, ponente de la última propuesta del Congreso de los Diputados sobre el tema, que hace un mes urgía al Gobierno a prohibir estos reclamos. Y esos mínimos son para Tardà incluir también a las televisiones y las radios. "Estábamos dispuestos a dejar abierto el tema de Internet, por la complejidad de su regulación; pero dejar fuera a las televisiones, donde ahora mismo se concentran gran parte de estos anuncios, crea un agravio brutal. Y no sé en qué lógica interna se fundamenta", afirma.

En la misma línea se pronuncia el portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, que apoya la prohibición, pero no comprende por qué se circunscribe solo a cierto tipo de medios. "Por coherencia, debería ser en todos. Digitales o no. Y en la televisión, aunque dirán que en esta última ya hay medidas de protección a la infancia y horarios limitados", argumenta.

El negocio de la prostitución mueve unos 18.000 millones de euros al año (unos 50 millones diarios), según la Asociación de Clubs de Alterne. Nadie es capaz de calcular qué porcentaje corresponde a la publicidad de esta actividad, pero lo que parece claro es que es la televisión la que absorbe una mayor cantidad de esos reclamos. Durante la noche y la madrugada hay canales de TDT (unos legales y otros sin licencia) exclusivamente dedicados a emitir anuncios de contactos, muy explícitos, que intentan captar clientes y los redirigen a líneas telefónicas de tarificación adicional.

Sobre si se hará algo para rectificar este aspecto, el Gobierno esgrime que aún hay tiempo. "No hay nada cerrado. Es una primera propuesta", afirma la nueva secretaria de Estado de Igualdad, Laura Seara. La exdirectora del Instituto de la Mujer asegura que se limita a la prensa escrita (y sus versiones digitales) "porque eso era lo que pedía la proposición no de ley aprobada en el Congreso en septiembre de 2010". "No se descarta ampliar la prohibición a la web y a las televisiones, pero eso dependerá del Congreso. Será él quien decida", sostiene Seara.

Abierta o no, lo cierto es que la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca), que agrupa a los principales operadores, no ha recibido ninguna comunicación del Gobierno. "Nosotros nos atenemos a lo que dice la Ley General Audiovisual", dice Jorge del Corral, secretario general de Uteca. Esta ley prohíbe la emisión en abierto de contenidos con escenas pornográficas. En todo caso, estas emisiones deberán ser de acceso condicional y permitir el control parental, para que no vulnere los derechos de los menores.

Seara sí se refirió, sin embargo, a los editores de prensa. Su deseo, aseguró, es que también estén presentes en el debate. "Es fundamental, porque les afecta", dice. Este colectivo ha reclamado que se celebre un debate en profundidad sobre la prostitución, y plantea la necesidad de que se abra una reflexión social sobre cómo enfrentar y responder a un fenómeno que precisa "soluciones reales y adecuadas".

Mientras tanto, Esquerra Republicana, un partido muy activo en este tema, ya ha asegurado que propondrá que la restricción sea efectiva para las radios y las televisiones. También para determinar cuál es el régimen sancionador. "Esto tiene que estar definido, porque podría resultar más barato para los periódicos pagar las multas y seguir con los anuncios", sostiene Tardà. El parlamentario, sin embargo, es muy crítico y cree que la dilación de la medida puede derivar en que finalmente, con el verano por medio, el tiempo de tramitación y la posibilidad de adelanto de las elecciones, quede enterrada. "Estamos en tiempo de descuento y no vale marear la perdiz", dice. Y propone una solución similar a la de la ley ómnibus: "Incluir esta medida en la primera ley que se vaya a aprobar. Luego ya habrá tiempo de corregirla".

Pero si el Gobierno ha esperado meses, o incluso años, para vetar este tipo de publicidad, son pocos los que creen que vaya ahora a agilizarse. Porque, por mucho que la medida cojee, los pasos han sido complicados.

Acabar con este tipo de publicidad ha sido un empeño personal del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en la última legislatura. "Mientras sigan existiendo anuncios de contactos se estará contribuyendo a la normalización de esta actividad; por ello estos anuncios deben eliminarse", dijo hace un año. Normalización de una actividad que en España es simplemente alegal: no está prohibida ni permitida.

Antes de la declaración de intenciones de Zapatero, el Ministerio de Igualdad -liderado entonces por Bibiana Aído- había intentado que los diarios adoptaran un código de "buenas prácticas" para, a través de la autorregulación, terminar con estos reclamos. El resultado -algunos diarios se comprometieron a sustituir las fotos por siluetas en los anuncios- no satisfizo al Gobierno, que solicitó un informe al Consejo de Estado que analizase las "alternativas legales" para acabar con la publicidad de prostitución.

En su informe abogaba, un año después, directamente por la prohibición. Consideraba plausible hacerlo o, en todo caso , "limitar severamente" estos anuncios en la prensa -que convierten a la mujer en "objeto de consumo"-, ya que "pueden proteger" actividades de proxenetas, prohibidas por el Código Penal. La lucha, no obstante, no está dando los resultados deseados. En 2009, la fiscalía solo logró acusar a 96 de los 726 detenidos por proxenetismo. Según la ONU, solo el 1% de las víctimas colabora en los casos. La mayoría calla por miedo.

Pero la captación de clientes, el uso de la mujer como mercancía también se pueden dar en la televisión. Y mucho más en Internet. ¿Por qué dirigir el veto a la prensa escrita y sus versiones digitales? El Consejo de Estado atribuye la elección a las leyes de protección de menores. "La prensa escrita, al menos la generalista, tiene una gran difusión en la sociedad en general" y su acceso no se restringe a los adultos, dicen.

Un argumento en cierta medida vacío si se analiza la penetración de Internet en los hogares y, sobre todo, el potencial de este negocio en la Red. Varios ejemplos: en España, la palabra "contactos" se busca 1,5 millones de veces en Internet al mes. El término escort es tecleado en los buscadores 823.000 veces al mes (casi 25 millones de veces en todo el mundo), "señoritas de compañía" se busca mensualmente 22.000 veces y las palabras "anuncios de contactos" se escriben 165.000.

Cifras que hacen vaticinar hacia dónde derivarán los anuncios de contactos que ahora albergan los diarios impresos. Por ejemplo, un fenómeno en alza es la geolocalización, esto es, páginas donde el usuario encuentra los locales más cercanos al sitio donde está. Aunque es complicado ponerle puertas al campo. El principal buscador de Internet, Google, no permite comprar palabras (escort, contactos o citas) para aparecer más arriba en las búsquedas, si el destino de esa publicidad son web con contenido pornográfico. Pero el que busca encuentra.

La propuesta

Se introducen las siguientes modificaciones en la Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de Publicidad:

- Prohibición. "Se prohíbe la publicidad en prensa de servicios sexuales y de locales dedicados a la prostitución. La prohibición alcanza asimismo a las ediciones digitales de estas publicaciones en la medida en que el acceso a las páginas que contienen estos anuncios no esté limitado a adultos". Se incluye la medida en un apartado que habla sobre publicidad engañosa.

- Organismos de control. "Frente a la publicidad ilícita por incumplimiento de la prohibición contenida en el apartado 6 del artículo anterior [la que se refiere a los anuncions sexuales], también estarán legitimados para el ejercicio de las acciones de cesación, el Ministerio Fiscal y las organizaciones y entidades jurídicas públicas y privadas que velan por la igualdad entre hombres y mujeres o la protección de los derechos de los menores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de julio de 2011

Más información