Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El adelanto electoral monopoliza el debate entre PSOE y PP

Los socialistas rechazan anticipar la decisión para no generar más incertidumbre económica ante una cita crítica

El adelanto electoral o agotamiento de la legislatura hasta marzo arreció en la jornada de ayer centrando el debate político. El PP y CiU coincidieron en reclamar el adelanto electoral mientras el PSOE intentaba evitar la discusión. El argumento socialista lo expresó la directora de la campaña electoral, Elena Valenciano: "Introducir incertidumbre política en una situación de clarísima incertidumbre financiera no ayuda ni a los intereses de España ni de la Unión Europea". Mientras, el PNV, que no se definió sobre este debate, planteó las dificultades de los socialistas para compaginar la acción del Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero con la defensa del proyecto-programa del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba.

El acuerdo sobre la fecha electoral lo tomará el PSOE a fines de septiembre

La polémica se desató, en buena medida, por la reacción al editorial y al artículo de opinión del presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián, publicados ayer en EL PAÍS, que se inclinaban por la tesis de que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero debe convocar cuanto antes las elecciones generales, y no esperar a marzo, por considerar que los socialistas ya han agotado su ciclo gubernamental. Este debate se multiplicó ayer, en vísperas de la crítica cumbre europea que el próximo jueves decidirá en Bruselas sobre el segundo rescate a Grecia, en medio de otra oleada de turbulencias financieras en la Eurozona, lo que condicionó la respuesta del Gobierno y del PSOE.

Precisamente ayer, Zapatero mantuvo contactos telefónicos con mandatarios extranjeros y se reunió con la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Elena Salgado, para preparar esa cumbre del jueves en Bruselas. Por ello, la dirección del PSOE desconvocó la reunión quincenal que cada dos lunes celebra su Ejecutiva Federal.

A cambio, se reunió en la sede socialista de Ferraz el comité electoral del PSOE, presidido por su nuevo candidato, Alfredo Pérez Rubalcaba, que reaccionó con gran malestar ante la publicación del editorial y el artículo de Cebrián, según fuentes socialistas. La conclusión de los integrantes de ese comité sobre esta nueva discusión del anticipo electoral fue que convocar elecciones ahora, en plena turbulencia financiera, con la parálisis de la actividad política que conllevaría, supondría "abrir un periodo de incertidumbre política" que "no es la mejor contribución que España puede hacer a la estabilidad financiera de Europa". Así lo expresó la directora del Comité Electoral del PSOE, Elena Valenciano.

En dicha reunión, el comité analizó, también, la situación de Portugal, donde ya se han celebrado elecciones -en las que el primer ministro socialista, José Sócrates, fue relevado por un conservador-, que no han servido para aliviar la situación financiera del país "sino más bien al contrario".

No obstante, el debate sobre el agotamiento de la legislatura hasta marzo o el adelanto electoral, previsiblemente para el 27 de noviembre, no está cerrado en el seno del PSOE. Es una decisión que Zapatero tomará, teniendo en cuenta la opinión decisiva del candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, a finales de septiembre, a la espera de que para entonces amaine la crisis financiera, según volvían a señalar ayer fuentes del PSOE.

Por eso, el comité electoral socialista consideró ayer "inoportuno" que se reabra esta discusión en una semana "complicada" para todos los países de la Eurozona. "Nosotros vamos a mantener el calendario -con la convocatoria de las elecciones en marzo- pues si pensáramos que convocar elecciones contribuyese a mejorar la estabilidad financiera de la Unión Europea, lo haríamos. Pero es que pensamos justamente lo contrario", insistió Valenciano.

Los socialistas se remiten, por tanto, al regreso del verano para tomar esa decisión en la que jugará un papel clave la situación económico-financiera. Los partidarios de que el Gobierno adelante argumentan que no hay ninguna garantía de que esa crisis vaya a estabilizarse de forma patente este verano.

Pero si los socialistas se remiten a fines de septiembre para tomar su decisión es, también, porque en ese momento dispondrán de otro dato importante. Sostienen que entonces sabrán si el Gobierno cuenta con apoyos para sacar adelante los Presupuestos de 2012. CiU ya ha dejado claro que no apoyará al Ejecutivo. Pero el Gobierno cuenta de entrada con la disposición del PNV y de Coalición Canaria para negociarlos.

Serán ambas cuestiones, sobre todo la situación económico-financiera del país y su repercusión en partidos y medios, la que determine la decisión de Zapatero y Rubalcaba. El argumento de culminar el proceso de reformas que han utilizado los socialistas para agotar la legislatura hasta marzo ha perdido peso, en la medida que las más importantes -esta semana aprueba el Congreso la reforma de las pensiones- se aprobarán para finales de septiembre.

En todo caso, el aparato electoral del PSOE juega y ya planifica las dos opciones: noviembre y marzo. "Estamos preparados siempre, como los boy scouts, pero mi calendario hoy es marzo", dijo enfáticamente ayer la directora del comité electoral del PSOE.

Si no hay reformas, elecciones ya

- Artur Mas, presidente de la Generalitat de Cataluña, en declaraciones a The Wall Street Journal: "Si no hay una agenda de reformas en octubre o noviembre, tendría que haber elecciones este otoño".

- Núria de Gispert, presidenta del Parlamento de Cataluña: "No puede ser que un Gobierno que está en las últimas dure hasta marzo solo porque lo marca el calendario electoral".

- Mariano Rajoy, líder del PP: "Con unas elecciones, las cosas irán mejor y volveremos a estar entre los mejores".

-Miguel Sebastián, ministro de Industria: "No suelo comentar editoriales y mucho menos los del 18 de julio" (en alusión al editorial de ayer de EL PAÍS titulado Final de ciclo. Respecto a ese mismo editorial, Antonio Basagoiti, líder del PP del País Vasco, opinó que "está muy bien argumentado" y "destila sensatez").

- Ramón Jáuregui, ministro de la Presidencia: "En este momento no habría nada más inestable y perjudicial para la solvencia y la credibilidad de España que una convocatoria anticipada de elecciones".

-Iñigo Urkullu, presidente del PNV: "Estamos analizando qué sucede en el PSOE y en sus entornos respecto a su voluntad de agotar el mandato".

- Juan Rosell, presidente de la CEOE, tras preguntarse si el Gobierno se siente o no "fuerte" para acometer las reformas: "Si la respuesta es que no, que deje paso; pero primero debe responder a esa pregunta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de julio de 2011

Más información