Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El tercer sueño olímpico

Gallardón se empeña en el sueño olímpico

El alcalde anunciará hoy su intención de presentar la candidatura de Madrid para los Juegos de 2020 - IU, UPyD y el PP regional han expresado reparos a este tercer intento

Alberto Ruiz-Gallardón es un político de obsesiones. Solo así se explica que en medio de la crisis financiera más voraz de la historia, que engulle países enteros, haya decidido embarcar a la ciudad en una nueva aventura olímpica.

El alcalde de Madrid anunciará hoy junto a los portavoces de los dos principales partidos en el Ayuntamiento de Madrid (Manuel Cobo del PP y Jaime Lissavetzky del PSOE) que va a presentar a la capital como candidata a los Juegos Olímpicos de 2020. Cuando se formalice, la candidatura madrileña competirá con Roma y Estambul.

Será la tercera ocasión consecutiva en que la capital emprenda la carrera olímpica después de las decepciones de 2012 y, sobre todo, de 2016. Hace un año, en Copenhague, Madrid se quedó a las puertas, y Río de Janeiro se llevó la organización de los Juegos Olímpicos de dentro de cinco años.

Desde entonces, destacados miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) han animado a Madrid a presentarse de nuevo. El propio Jacques Rogge, presidente del COI, ha deslizado que las opciones de Madrid aumentarían en un tercer intento. De hecho, llegó a pedírselo al secretario de Estado para el Deporte, Albert Soler, según ha contado él mismo. Marisol Casado, triatleta y miembro del COI, aseguró ayer que "es una oportunidad de oro" para Madrid. "Todos mis compañeros consideran que era un buen proyecto y que ganó Río por otras cuestiones de universalidad", añadió.

El Ayuntamiento de Madrid ha convocado hoy a mediodía, mediante una escueta nota a los medios de comunicación, a un acto en el que participará el alcalde junto con el jefe del principal partido de la oposición y exsecretario de Estado para el Deporte Jaime Lissavetzky (PSOE) para hablar sobre los Juegos. Una decisión política arriesgada en un momento complicado por la incertidumbre en la economía.El líder local socialista ha dejado claro en varias ocasiones su apoyo a una hipotética candidatura para 2020. Hasta abril fue secretario de Estado para el Deporte y acompañó a Gallardón en el anterior reto olímpico. La oposición siempre había estado a una con el alcalde, pero esta vez no será así. En la mesa desde la que Gallardón hará hoy el anuncio no se sentarán IU ni UPyD. Por primera vez no hay consenso con el resto de grupos políticos, que han expresado sus dudas sobre la oportunidad de volver a presentarse. Consideran que los problemas financieros de Madrid, con una deuda de 7.200 millones de euros, la más abultada de toda España, son suficientemente graves como para pensarse muy bien si toca invertir dinero en ese desafío. Los dos grupos esperan a que Gallardón explique hoy el porqué, el cómo y el cuánto. Los encuentros informales que han mantenido con el alcalde no han sido suficientes para darle su apoyo ahora, aunque podrían sumarse después. La cuestión pasará por el pleno del día 20.

La Comunidad de Madrid, que gobierna Esperanza Aguirre, también ha manifestado sus objeciones. Sus dirigentes han expresado en público que no es el momento de embarcarse en unos juegos con la actual situación económica. Desde el Gobierno regional sostienen que hay que dar imagen de austeridad y que esta decisión será difícil de explicar. "Dos veces son suficientes; no me metería otra vez en ese jardín", aseguró el secretario general de los populares madrileños, Francisco Granados.

Madrid 2016 costó cerca de 40 millones de euros en gastos de promoción, viajes, dietas... Además de las inversiones paralelas para atraer otras competiciones internacionales que elevaran el caché deportivo de la ciudad, como el Mundial de baloncesto, competiciones de atletismo, tenis... En esta tercera ocasión, la candidatura podrá aprovechar la experiencia y eliminar gastos superfluos. Los expertos coinciden en que lo que se gasta en unos juegos siempre se ve compensado con el beneficio que generan. Incluso una candidatura fallida revierte en publicidad y proyección turística.

La nueva apuesta de Gallardón genera numerosas incógnitas. Ahí están, por ejemplo, los rumores de una hipotética salida del alcalde al Gobierno nacional si el PP gana las próximas elecciones nacionales, que supondrían el automático ascenso de Ana Botella a número uno del Ayuntamiento. La concejal de Medio Ambiente sería la responsable de defender la candidatura hasta que se decida dentro de dos años en Buenos Aires.

Durante meses, Gallardón ha estado rumiando la decisión, sabedor tal vez de que una tercera aventura olímpica no contaría con el mismo respaldo popular que recibió en otras ocasiones (del 91% cuando estaba a punto de saberse la ganadora de 2012). Ese paso adelante podría interpretarse como un acto de despilfarro cuando la tasa de paro en España roza el 20%. Pero el alcalde considera que Madrid no puede dejar pasar esta oportunidad. La capital tiene cerca del 80% de las infraestructuras deportivas construidas de cara a la apuesta olímpica. Cuenta con un proyecto técnico que ha recibido numerosos elogios de parte de diferentes miembros del COI. Y según una norma no escrita, la ciudad que se presenta tres ocasiones consecutivas aumenta sus opciones de éxito considerablemente.

Además, en esta ocasión Madrid contará con una ayuda extra: tres miembros del COI españoles. Recientemente han sido designados como integrantes con voto del comité la presidenta de la federación española de Triatlón, Marisol Casado, y el presidente de la federación española de piragüismo, José Perurena.

El alcalde ha estado esperando el momento oportuno. Quería saber a dónde viajaban los juegos de invierno de 2018, por aquello de que es difícil que los siguientes vayan al mismo continente. La semana pasada lo supo. Perdieron Múnich (Alemania) y Annecy (Francia), y ganó PyeongChang (Corea del Sur), así que unos juegos asiáticos en 2018 muy bien podrían preceder a unos europeos en 2020. Roma competirá con Madrid. También Estambul, que suma ya su quinto intento. También podría incorporarse a este grupo Tokio, aunque sus autoridades aún tienen que decidirlo.

A Gallardón le toca ahora transmitir ilusión. Insistir en las posibilidades de éxito de la tercera candidatura madrileña. Quizá hoy cite el discurso que el presidente del COI, Jacques Rogge, pronunció la semana pasada al darle los juegos de invierno a Corea del Sur. Ensalzó la "perseverancia y la paciencia" de la candidatura. Y de eso, asegura el miembro del COI Juan Antonio Samaranch, Madrid sabe mucho.

Una carrera de fondo que va para el medio siglo

- Diciembre de 1965. Madrid decide competir por organizar los Juegos Olímpicos de 1972, que finalmente organizó Múnich.

- Diciembre de 1993. El alcalde José María Álvarez del Manzano reconoce que la capital "tiene el deseo y la necesidad de ser olímpica".

- Octubre de 1996. El Ayuntamiento de Madrid sigue con interés la designación de la sede olímpica de 2004, a la que aspiraba Sevilla. Cuando es descartada, Álvarez del Manzano da un paso adelante para Madrid 2008. Finalmente, deciden esperar a 2012.

- En marzo de 2000, el Ayuntamiento dirigido por José María Álvarez del Manzano anunció su intención de presentar una candidatura para organizar los Juegos de 2012.

- Septiembre de 2002. Madrid y Sevilla presentan al COE sus proyectos para 2012. La capital promete que el 90% de las instalaciones olímpicas estarán listas en 2006.

- Enero de 2003. Madrid se impone a Sevilla y el COE la nombra candidata española para 2012.

- El 6 de julio de 2004, Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de la ciudad, presenta el proyecto del estadio olímpico de La Peineta. Madrid ya es candidata oficial.

- Octubre de 2004. Un estudio municipal indica que los Juegos darían a Madrid unos beneficios de 14.882 millones, más del doble de lo invertido. El Gobierno iba a pagar el 33% de todas las instalaciones, incluida La Peineta.

- Junio de 2005. Un coche bomba de ETA estalla junto al estadio olímpico de Madrid. No hay víctimas. Interior esperaba un ataque en la capital días antes de la decisión sobre 2012.

- El 6 de julio de 2005, el COI designa a Londres como ciudad organizadora de los Juegos de 2012. Madrid no pasa a la segunda ronda.

- El 3 de julio de 2006, el alcalde Gallardón anuncia que llevará al pleno municipal la decisión de presentar una candidatura para 2016.

- El 6 de julio de 2006, el pleno del Ayuntamiento de Madrid aprueba por unanimidad la candidatura olímpica para 2016.

- Noviembre de 2007. Se presenta oficialmente el logotipo de la candidatura, una mano abierta con los colores olímpicos.

- Octubre de 2008. Madrid ya tiene el 70% de las instalaciones construidas. Acepta trasladar el piragüismo de Aranjuez a Getafe a petición de la federación.

- Mayo de 2009. La Comisión de Evaluación del COI visita Madrid procedente de Río.

- Septiembre de 2009. Madrid se mide con Tokio, Chicago y Río de Janeiro a un mes de la elección. Un informe del COI critica a la candidatura madrileña que no quede claro "que la legislación española cumpla las exigencias de la agencia mundial antidopaje".

- Octubre de 2009. Río de Janeiro se hace con la sede de los Juegos de 2016 al superar en la tercera votación a Madrid.

- 2011. Gallardón tiene hasta el 29 de julio para presentar la candidatura de 2020 al COI. El 2 de septiembre el Comité hará pública la lista oficial de ciudades aspirantes. El 7 de septiembre de 2013 se designará la sede en Buenos Aires

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de julio de 2011

Más información