Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

López aboga por convertir a Euskadi en referente de las renovables

El 'lehendakari' y Martin Garitano coinciden por primera vez en un acto oficial

El lehendakari, Patxi López, aprovechó ayer, en el puerto de Mutriku, la inauguración de la primera planta europea capaz de transformar la fuerza de las olas en energía para apostar por Euskadi como referente en el sector científico técnico de las renovables. Lo hizo junto a una pléyade de políticos, con quienes se paseó por la infraestructura: el consejero de Industria, Bernabé Unda, el de Obras Públicas, Iñaki Arriola, el delgado del Gobierno, Mikel Cabieces...y el nuevo diputado general de Gipuzkoa, Martin Garitano. De este modo se produjo el primer encuentro en un acto oficial entre ambos.

Como era previsible, la coincidencia entre López y Garitano se llevó todos los flashes, después de que el lehendakari criticara a finales de junio a la Diputación de Gipuzkoa por no haber enviado a ningún representante al acto de entrega de los premios Joxe Mari Korta, en honor del empresario asesinado por ETA. Garitano, en aquel entonces, se excusó afirmando que nadie le había invitado, pero los roces de aquella polémica parecían ayer diluidos o aplazados. Los dos dirigentes se encontraron, se saludaron, charlaron y recorrieron juntos las instalaciones, atentos a las explicaciones de los técnicos.

Los dos dirigentes recorren una planta que convierte las olas en energía

El EVE pide un marco regulador para el desarrollo de la energía de olas

La planta de Mutriku, que ha contado con una inversión del Gobierno vasco de 2,3 millones, es capaz de generar al año 600.000 kilowatios a la hora, lo que supone cubrir las necesidades energéticas de 600 personas. Tras el proyecto se sitúan el Ente Vasco de la Energía (EVE) y los departamentos de Obras Públicas e Industria.

López quiso recalcar en su intervención que la conexión de la planta a la red eléctrica supone "un hito enmarcado en una estrategia de país". El jefe del Ejecutivo insistió en la oportunidad que se abre para Euskadi al apostar por este tipo de inversiones, "fuente de riqueza, empleo y calidad de vida". También recordó la necesidad de buscar fuentes alternativas al explicar que la comunidad "carece de materias primas para generar energía suficiente y tiene que importar casi el 97% de lo que consume".

La energía procedente de las olas es cien por cien sostenible y gracias a la presión que el agua ejerce en las 16 turbinas de la planta, convertida en electricidad por un generador, las instalaciones de Mutriku evitarán que al año se emitan 600 toneladas de CO2 a la atmósfera.

López, además, explicó que la Estrategia Energética de Euskadi 2020, que se aprobará en los próximos meses, incidirá en ese objetivo de convertir a la región en referente mundial del sector. La intención del Gobierno vasco consiste en impulsar la energía renovable procedente del mar.

El lehendakari también hizo hincapié en otro de los proyectos punteros del Ejecutivo en el sector: el Biscay Marine Energy Plataform (Bimep). El centro, en construcción en la localidad vizcaína de Armintza, servirá de banco de pruebas a aquellas empresas o instituciones, procedentes de cualquier rincón del mundo, interesadas en desarrollar prototipos y tecnologías relacionadas con el aprovechamiento del mar como fuente de energía. El proyecto previsiblemente se pondrá en funcionamiento en 2012 y tiene un presupuesto de entre 15 y 20 millones.

Antes de la intervención del lehendakari, José Ignacio Hormaeche, el director general del EVE, desgranó los aspectos técnicos de las instalaciones y aclaró que la planta vasca es la única de estas características en Europa, ya que existen otras similares en Portugal y Escocia, pero enfocadas, en su caso, a la investigación y no al consumo.

Hormaeche, a su vez, solicitó al Ministerio de Industria que "defina, en el plazo más breve posible, un marco regulador y económico que permita al sector de la energía de las olas su pleno desarrollo al igual que ya ha sucedido con otras energías renovables".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011