Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El nuevo candidato socialista para las generales | El proyecto político

Las claves del discurso: la calidad de la democracia y la lucha contra la crisis

La calidad de la democracia ocupará una parte importante del discurso que Alfredo Pérez Rubalcaba pronunciará hoy, en su proclamación como candidato del PSOE, en un acto masivo de los socialistas en Madrid. Más que propuestas concretas, que recogerá el programa electoral, que se empezará a precisar, tras la conferencia política del PSOE de finales de septiembre, lo que hoy planteará Rubalcaba son las líneas generales de su apuesta política y programática, una especie de proyecto-programa, del que surgirán las líneas del futuro programa electoral.

Junto a las líneas políticas contra la crisis y el paro, que han sido el eje de las intervenciones de Pérez Rubalcaba en sus encuentros con los militantes socialistas desde que fue propuesto como candidato el pasado 28 de mayo, su discurso de hoy va a introducir la calidad de la democracia como otra de las patas básicas de su proyecto de país. En este capítulo se incluye desde la mejora de la participación política de la ciudadanía en clave institucional y partidista, a la mejora de los mecanismos en la lucha contra la corrupción. No obstante, Rubalcaba no traducirá su proyecto de calidad democrática en medidas concretas, según su entorno.

Esta cuestión está entre las principales preocupaciones de los españoles, como reflejan las encuestas del CIS o como acaba de presentar el último informe anual de la Fundación Alternativas, que integra a numerosos pensadores de diversas disciplinas, próximos al PSOE. También es otra de las reclamaciones persistentes del Movimiento 15-M.

En la otra pata de su discurso, referente a la crisis y el paro, el candidato socialista tratará de presentar un "proyecto creible y que salga al paso de los problemas de los ciudadanos".

Con estas dos claves, que Pérez Rubalcaba ha explicado a los militantes socialistas con los que se ha reunido en las últimas semanas, trata de acercarse al electorado de izquierdas que han perdido por la gestión de la crisis económica.

En este campo, el candidato socialista tiene unos de sus principales y más difíciles retos como es el tratar de convencer a los electores de que la izquierda puede ser capaz de gestionar la economía y, con ella, la crisis, igual o mejor que la derecha.

Todos los indicadores que comparan a Rubalcaba con el candidato del PP, Mariano Rajoy, dan ganador al candidato socialista, menos el referente a la gestión de la economía, en el que los populares superan ampliamente a los socialistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011