Reportaje:Moda

Dior se enreda sin John Galliano

La casa francesa presenta en París una fallida primera colección de alta costura sin el polémico diseñador

No es fácil sustituir a John Galliano. Es una de las primeras conclusiones que se sacaban ayer del primer desfile de Dior de alta costura sin él desde enero de 1997. El británico fue fulminantemente despedido en marzo tras ser acusado por insultos antisemitas. Unas semanas después, Dior presentó en la semana del prêt-à-porter una colección a la que se quiso dar una autoría anónima para salvaguardar su viabilidad comercial. La situación no era fácil para nadie. Entonces, los artesanos de la casa ocuparon el lugar del teatral diseñador y recibieron una ovación un tanto lacrimógena.

El tiempo ha pasado. Dior no se ha dado prisa por reemplazar a Galliano, generando una agotadora letanía de hipótesis y quinielas. La casa está en un limbo. Podría haber optado por no participar en la semana de la alta costura que ayer empezó en París o por una presentación modesta. Pero se confió en que, comandada por el estudio, podría superar la prueba de un gran desfile. Dos miembros del equipo de diseño, el jefe (Bill Gaytten) y la diseñadora principal (Susanna Venegas) salieron tras el desfile y asumieron la paternidad de la criatura. La esquizofrénica colección que habían presentado les reportó una acogida tibia.

Más información
Ascenso y caída de John Galliano
Galliano será procesado por injurias raciales
Los últimos diseños de Galliano para Dior

El hecho de que Gaytten acabe de ser nombrado director creativo de la marca John Galliano generaba confusión. ¿Era el elegido para sucederle también en Dior? "La gente debe entender que ha salido como reconocimiento a su trabajo como jefe del estudio. No es el director creativo de la casa", explicaba el presidente de Dior, Sidney Toledano. Tal vez nada ilustra mejor la compleja situación de la casa que la embrollada y fallida colección de ayer. Cinco temas dispares, sujetados por un hilo más o menos arquitectónico, se sucedían de forma incongruente.

"No tenemos un plazo para nombrar a un nuevo director artístico. Queremos alguien con quien establecer una relación sólida y duradera", afirmaba Toledano. "Alguien capaz de trabajar con los talleres de alta costura y también de hacer prêt-à-porter... ¿Cuándo lo vamos a encontrar? No lo sé. Eso es como preguntarle a una mujer cuándo llegará el hombre con el que se casará". Ese ha sido su discurso desde la salida de Galliano. Es posible que la colección de ayer imponga una reflexión. No parece viable que una casa con el legado y el prestigio de Dior alargue mucho más sus días sin rumbo. La alta costura es un oficio de mimo y excelencia que requiere un impecable trabajo en equipo. Pero su carácter expresivo y artístico necesita una mirada, un alma y una dirección. Precisamente lo que faltaba en la madeja entregada por Bill Gaytten y su equipo. Ettore Sottsass, Frank Gehry o Jean-Michel Frank eran invocados en un esfuerzo acumulativo que solo conseguía evidenciar la falta de visión. De un líder. El lío de técnicas, colores e ideas esbozadas y no rematadas, producía la misma impresión que una conversación en la que demasiada gente habla al mismo tiempo y demasiado alto.

"He querido buscar referentes más contemporáneos", apuntaba Gaytten, de 51 años. "Es el principio de algo nuevo". Gaytten ha trabajado 23 años junto a Galliano y después del desfile se declaraba "aliviado". Algo turbado, respondía a la pregunta de si desea el cargo de director creativo: "Sí, claro. Es un puesto que mucha gente querría... Ya veremos qué sucede".

En el juicio que se celebró el 22 de junio en París, John Galliano pidió perdón, aunque dijo no recordar lo ocurrido en el incidente del bar La Perle. Falta de memoria que achacó a su adicción al alcohol y las drogas. Galliano citó la creciente presión de la industria para explicar su descenso a los infiernos. "La presión la sienten los talleres y quien no tiene qué dar de comer a sus hijos. No debería notarla gente que crea sueños y conceptos", replicaba ayer Toledano. Para comer y para soñar, qué tiempos más extraños.

Prendas de la nueva colección de alta costura de Dior, ayer en París.
Prendas de la nueva colección de alta costura de Dior, ayer en París.PASCAL LE SEGRETAIN (GETTY)
Una silueta de la misma firma con tocado cónico.
Una silueta de la misma firma con tocado cónico.
La primera colección de alta costura de Dior sin John Galliano desde enero de 1997 se ha presentado hoy en el Museo Rodin de París. El estudio de la casa ha sido el responsable de diseñarla. Si en marzo fueron los artesanos los que salieron a saludar tras el desfile, hoy lo han hecho dos miembros del equipo creativo: Bill Gaytten, recientemente nombrado director artístico de la marca John Galliano, y Susanna Venegas. El presidente de la casa, Sidney Toledano, afirma que no tienen fecha para nombrar al sucesor de Galliano.
La primera colección de alta costura de Dior sin John Galliano desde enero de 1997 se ha presentado hoy en el Museo Rodin de París. El estudio de la casa ha sido el responsable de diseñarla. Si en marzo fueron los artesanos los que salieron a saludar tras el desfile, hoy lo han hecho dos miembros del equipo creativo: Bill Gaytten, recientemente nombrado director artístico de la marca John Galliano, y Susanna Venegas. El presidente de la casa, Sidney Toledano, afirma que no tienen fecha para nombrar al sucesor de Galliano.FRANCOIS GUILLOT / AFP
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS