Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Itamar Franco, la senda del progreso de Brasil

En sus dos años de mandato, el expresidente lanzó el plan que estabilizó la economía del país sudamericano

Fue un presidente imprevisto y, sin embargo, decisivo. Itamar Franco, que murió ayer en un hospital de São Paulo, a los 81 años, víctima de una leucemia, fue la persona que primero colocó a Brasil en la senda que hoy, casi veinte años después, le permite alcanzar la consideración de potencia económica y política. "Presidió este país en un momento crucial, con una trayectoria ejemplar de honradez pública", le rindió homenaje la actual presidenta, Dilma Rousseff, nada más conocer la noticia de su fallecimiento.

Itamar Franco tenía 62 años, dirigía un pequeño partido -Partido Popular Socialista (PPS)- y ocupaba la vicepresidencia de Brasil cuando, en 1992, el entonces primer mandatario, Fernando Collor de Mello, implicado en un escándalo de corrupción y a punto de ser sometido a un inédito juicio parlamentario, se vio forzado a presentar la dimisión. Su inesperado sucesor solo ejerció el cargo dos años, hasta 1994, pero en ese corto periodo de tiempo, apoyándose en Fernando Henrique Cardoso como su ministro de Finanzas, lanzó el plan que estabilizó la economía brasileña y la sacó del profundo pozo donde la había dejado sumida la dictadura militar, entre 1964 y 1985, y el propio Collor de Mello.

Sustituyó en 1992 a Collor de Mello, envuelto en un caso de corrupción

Se apoyó en Henrique Cardoso, quien le sucedería en el cargo

El llamado Plano Real, el plan de ajuste diseñado por Franco y Cardoso, atajó la hiperinflación y consolidó el real como nueva moneda. Todo ello se produjo al mismo tiempo que tejía una gran alianza de partidos, capaz de respaldar la estabilidad económica a largo plazo, que luego abriría el paso a los dos periodos presidenciales del propio Fernando Henrique Cardoso, que gobernó entre 1995 y 2003.

Itamar Franco, ingeniero de formación, fue siempre respetado, incluso por quienes discrepaban de sus opiniones. El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva lamentó su muerte y aseguró que Franco "ayudó a construir un país más justo y luchó contra la pobreza". "Su contribución fue decisiva para construir un país democrático", afirmó. Lula recordó que fue un hombre dialogante, capaz de relacionarse con toda la sociedad brasileña, y que fue esa actitud la que permitió que el país entrara en una ruta positiva, "en la política, en la economía y en lo social", El presidente de la Cámara de los Diputados, Marco Maia, resaltó, por su parte, el "marcado carácter nacionalista" de Itamar Franco. "Fue un nacionalista y un emprendedor que sabía construir alternativas para enfrentar los problemas del país", explicó.

El expresidente Franco nació el 28 de junio de 1930, en un barco que hacía la travesía entre Salvador y Río de Janeiro, pero siempre se sintió vinculado a la ciudad de Juiz de Fora, a orillas del Paraibuna, en Minas Gerais, donde empezó su carrera política como alcalde. Regresaría allí posteriormente, de 1999 hasta 2003, como gobernador del poderoso Estado. Será en Juiz de Fora, y en Belo Horizonte, capital de Minas Gerais, donde sus restos recibirán el último homenaje, de acuerdo con sus propios deseos. Dilma Rousseff, que ofreció el palacio presidencial de Planalto, en Brasilia, para realizar el velatorio, ha anunciado ya que viajará a Belo Horizonte para asistir al entierro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de julio de 2011