Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Presos disidentes de ETA piden a la coalición que condene el historial violento de la banda

El denominado grupo de "presos comprometidos con el irreversible proceso de paz", integrado por etarras internos en la prisión de Nanclares de Oca (Álava) y ahora opuestos a la violencia, ha pedido a Bildu en un comunicado que dé nuevos pasos "en favor de la reconciliación" y haga una "reflexión crítica con el pasado", en referencia a los atentados de ETA. El comunicado, enviado ayer al diario El Correo, lleva por título Socializar la reconciliación, frente a la "socialización del sufrimiento" que llevó a cabo ETA en los años noventa con el asesinato sistemático de políticos del PP y del PSOE y la extensión de la kale borroka. Hasta ahora, Bildu se ha mostrado contrario a "la violencia, incluida la de ETA", pero se ha negado a condenar los más de 800 asesinatos de la banda.

Entre los firmantes de la nota hay históricos de ETA, como José Luis Urrusolo Sistiaga, Carmen Gisasola, Kepa Pikabea, Rafa Caride y Josu Garzia, además de Jurgi Oteiza y Andoni Altza. Todos cumplen condena, junto a otra veintena de presos que han roto con la banda, en Nanclares de Oca. Esa prisión es el centro de la política penitenciaria del Gobierno consistente en agrupar a los etarras disidentes y premiarlos con traslados a cárceles cercanas a Euskadi.

El comunicado señala que los gestos de Sortu -partido impulsado por Batasuna, aún pendiente de ser legalizado- y Bildu "son tan contundentes e irreversibles con respecto a la violencia que no dejan espacio a los que pudieran estar tentados de seguir utilizándola". No obstante, los presos expresan dudas sobre las intenciones de la banda, porque si ETA estuviera en la misma actitud que Batasuna "las cosas se hubieran planteado de manera más clara, creíble y efectiva". Y lanzan un mensaje al sector duro: "Si algunos decidieran continuar, ya no sería ETA, sería algo marginal, sin ningún apoyo social".

Aunque no los concretan, los firmantes reclaman "gestos de calado" para "superar las dramáticas consecuencias generadas durante años". También hablan de su propio futuro: "No se puede dejar el tema de los presos en manos exclusivas de ETA". Bildu, dicen, debe "desbloquear el tema".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2011