Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ministros del euro aceleran la aprobación de la ayuda a Grecia

El segundo rescate aportará 85.000 millones de fondos nuevos - El riesgo de la periferia de la eurozona cae tras la aprobación en Atenas del plan de ajuste

La aprobación del duro plan de ajuste por parte de los parlamentarios griegos esta semana ha cambiado sustancialmente el clima político y relajado notablemente los mercados. La mejor señal es que la reunión extraordinaria de los ministros de Economía de la zona euro prevista inicialmente para el domingo ha sido sustituida por una simple conferencia telefónica de los responsables financieros que se celebrará hoy. Lo decisivo es que ya hay acuerdo político para dar luz verde a las ayudas de 12.000 millones a Grecia para afrontar sus necesidades urgentes de financiación, que se agudizaban a partir de mediados de julio.

La semana termina con un panorama muy distinto del pasado lunes, cuando se preveían complicaciones en los mercados para la periferia del euro. La deuda de estos países llegó a rondar máximos históricos. La prima de riesgo española (la rentabilidad extra que exigen los inversores a los bonos españoles a 10 años frente a los alemanes, considerados los más seguros) subió hasta los 293 puntos básicos el lunes. Pero noticias como la aprobación del duro plan de ajuste en Atenas o el acuerdo de Francia y Alemania para que sus bancos contribuyan a un segundo rescate financiero de Grecia han relajado la tensión.

La banca puede participar en el rescate alargando los vencimientos

La Bolsa española sube el 6,9% en su mejor semana desde enero

La prima de riesgo española rondaba ayer los 234 puntos básicos, tras descender casi 60 desde el lunes. Mayores fueron las caídas en los otros países periféricos (Grecia, Portugal e Irlanda), que habían sido más castigados. También Italia ha recogido los beneficios de una semana de distensión. Y como la relación entre renta variable y la fija se puede explicar por la teoría de los vasos comunicantes, la Bolsa también aprovechó el impulso. El Ibex se ha anotado subidas en todas las sesiones de la semana, la mejor desde enero, con un alza del 6,92%. Ha regresado a las ganancias anuales.

Todo ello explica la nueva atmósfera de mayor desahogo y la sustitución de una reunión extraordinaria por una simple teleconferencia. El presidente del Eurogrupo, el primer ministro luxemburgués, Jean Claude Juncker, adelantó la reunión ante el nuevo clima tras las decisiones de Grecia y su buena recepción por los mercados. Los diputados griegos aprobaron esta semana por procedimiento de urgencia un severo plan de recorte de gastos y aumento de impuestos de 28.600 millones y privatizaciones por valor de 50.000 millones hasta 2015.

Los responsables financieros del euro aprobarán la concesión de créditos por valor de 8.700 millones en la reunión de hoy, decisión que harán pública a través de un comunicado. Por su parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) autorizará su parte de 3.300 millones en su reunión del 8 del julio. El FMI fue el que bloqueó este quinto tramo de las ayudas del paquete de préstamos bilaterales de 110.000 millones concedidos en mayo de 2010 a un tipo de interés del 5,5%, que en marzo se rebajó al 4,5%. También el plazo de amortización se alargó desde los tres años iniciales a 7,5 años. El segundo rescate a la economía helena aportará 85.000 millones de fondos nuevos, que se combinarán con una parte del primero, de 110.000 millones. Así, el desembolso conjunto de la UE y el FMI ascenderá a 195.000 millones.

En la teleconferencia de hoy los ministros analizarán también la evolución del segundo paquete de rescate, que se debatirá en la reunión ordinaria del Eurogrupo del próximo 11 de julio, donde se debe precisar la contribución de los bancos, aseguradoras y fondos de inversión en las ayudas. "Todo fue muy llano hasta ahora. Las conversaciones con el sector privado están muy avanzadas", señaló el portavoz de Juncker sobre este segundo rescate. Añadió que habrá que esperar al 11 de julio para saber más y quizás a la rentrée en septiembre para finalizar el segundo programa de apoyo.

El ministro de Finanzas belga, Didier Reynders, considera que la zona euro deberá definir las "grandes líneas" de la participación de los bancos en el segundo paquete de rescate durante este fin de semana.

Grecia tiene unas necesidades financieras de unos 110.000 millones hasta 2014, por lo que la UE y el FMI trabajan en un segundo plan para afianzar estos fondos. Grecia espera obtener entre 25.000 y 30.000 millones del programa de privatización hasta 2014; unos 30.000 millones de contribuciones de los bancos y aseguradoras por lo que serán necesarios unos 55.000 millones de financiación pública.

La contribución de los bancos fue exigida inicialmente por Berlín, que sugirió la conveniencia de que las entidades con deuda griega en su cartera se comprometieran a refinanciarla durante siete años. La iniciativa de involucrar a la banca en pagar la factura provocó un fuerte rechazo en el Banco Central Europeo (BCE), preocupado por la calamitosa situación de muchos bancos y la amplificación del impacto. Posteriormente, el BCE aceptó la contribución privada siempre que fuera "voluntaria". La primera propuesta concreta llegó el pasado lunes por parte de Francia, a la que luego se unió Alemania. La idea principal es alargar los vencimientos de los créditos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2011