Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | NARRATIVA

Jan Karski

Narrativa. Tras haber publicado Cercle, novela más bien venturosa pero en la que ya se apunta la "pesadilla de la historia" en las partes ambientadas en Berlín y Varsovia, Yannick Haenel, novelista y editor nacido en 1967, presenta Jan Karski: una novela basada en la vida del hombre que intentó detener el Holocausto, pero al que nadie hizo caso. La novela consta de tres partes: la primera parte es casi una exposición de lo que el mismo Karski cuenta en Shoah cuando es entrevistado por Claude Lanzmann, la segunda es un resumen del libro que escribió el mismo Karski, Historia de un estado secreto, y la tercera es un monólogo concebido enteramente por Haenel, y donde entra de lleno la ficción, si bien muy amparada por el conocimiento de la historia. El concepto y la estructura del libro son desvelados desde el principio, por lo que no hay trampa. Creo que las tres partes casan bien, en contra de lo que han dicho otros críticos, y tienen la virtud de rescatar de las sombras a Karski, un hombre admirable que fue testigo directo del horror, que intentó informar a medio mundo sobre lo que estaba ocurriendo en Alemania y Polonia, que llegó a entrevistarse con el presidente de Estados Unidos, y que siempre se encontró con el muro sordo del poder. La idea central de la novela se plasma perfectamente en la página 104, cuando el narrador nos dice que los que no quieren informarse del horror para preservarse del mal entran a formar parte de él. Pensamiento luminoso y esencial que delata a todos los que rechazan la memoria histórica. La novela se abre con una pregunta de Celan: "¿Quién da testimonio sobre el testigo?", y eso es lo que pretende Yannick Haenel: dar testimonio de un hombre que exploró tanto la oscuridad que las tinieblas ya no podían hacerle ningún mal.

Jan Karski

Yannick Haenel

Traducción de Susana Rodríguez-Vida / Anna Torcal y Salvador Company

El Aleph / Empuries. Barcelona, 2011

152 / 144 páginas. 17 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de julio de 2011

Más información

  • Yannick Haenel