Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El 15-M y los sindicatos

Estos días salta a la palestra la desafección de los indignados y el 15-M con los sindicatos mayoritarios, Comisiones Obreras y UGT, resaltada por algunos en diversos medios, que no se cansan de repetir que, antes de los indignados, fueron ellos los que se opusieron a todas las medidas lesivas para los trabajadores, antes y durante esta crisis. Algunos, además, critican al 15-M por creer que han inventado la protesta, la movilización y la resistencia, cuando esta ya estaba inventada por partidos y sindicatos de izquierda.

Quienes hacen estas críticas al 15-M creo que desenfocan el objetivo, pues olvidan que este movimiento hace una crítica radical al sistema en su conjunto, que ha dejado llegar la crisis y la está resolviendo de espaldas a los intereses de la clase trabajadora.

El 15-M cuestiona el sistema actual en su vertiente política y económica y, al igual que censura a los agentes económicos, censura a los sindicatos, como agentes sociales que, aquí y en Europa, no han hecho lo suficiente todavía para luchar con eficacia frente a las agresiones al colectivo que representan.

Los indignados sufren las consecuencias del anquilosamiento de las estrategias sindicales, que no pasan de huelgas y manifestaciones nacionales y alguna que otra euromanifestación. De ahí el desafecto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 2011