Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un motorista será indemnizado por lesionarse con un guardarraíl

El Supremo condena a la Generalitat a pagar 319.409 euros a un hombre que quedó parapléjico en un accidente

Juan Miguel Pizarro es un motorista (otro más) víctima de los quitamiedos. Hace 10 años, cuando circulaba por la carretera que une Tossa con Blanes, en la Costa Brava, cayó de la moto y su espalda impactó contra uno de los postes en forma de H que sostienen los guardarraíles. Quedó parapléjico. El Tribunal Supremo ha dictaminado ahora que Pizarro es responsable de las lesiones que sufrió. Pero solo en parte. También lo es la Generalitat, que debía garantizar la seguridad de la vía. El alto tribunal ha condenado al Gobierno catalán a pagar 319.409 euros a la víctima como indemnización.

"Salí a pasear con un amigo en moto. No iba rápido. Al margen de la espalda, que fue lo que golpeó contra el poste, solo me hice magulladuras", rememoró ayer Pizarro arropado por los motoristas profesionales Nani Roma, Isidre Esteve -en silla de ruedas desde 2008 por otro accidente-, Xevi Puigdemont y Miki Arpa. El hombre notó "un golpe seco" en la espalda y cayó a un pequeño barranco. A su juicio, como reclaman las asociaciones de motoristas, el poste no le protegió; al contrario, agravó su lesión.

Pizarro recurrió la sentencia dictada por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña, que le hacía único responsable de lo ocurrido por tomar la curva a una velocidad superior a la recomendada, de 40 kilómetros por hora. El Supremo le ha dado ahora la razón acerca de que hay relación de causa y efecto "entre el funcionamiento del servicio público y el daño causado". La responsabilidad de la lesión medular recae en un 50% en la conducción de Pizarro y en otro 50% en la Administración catalana, según la sentencia.

Es la segunda resolución que dicta el Supremo en el sentido de hacer corresponsable a la Administración en lesiones sufridas por el efecto de los postes de los guardarraíles. La sentencia sienta jurisprudencia, explicó ayer el abogado de la víctima, Sebastián Martínez Farriols, sobre una reivindicación histórica de las asociaciones de motoristas: la sustitución de los postes en forma de H y con vértices cortantes por otros en forma de C o tubo, que son menos lesivos para los usuarios de las dos ruedas. "Cuando un servicio público genera lesiones demostradas de forma técnica y científica, la Administración tiene una responsabilidad", afirmó el presidente de la Asociación Mutua Motera, Juan Manuel Reyes, feliz por la resolución judicial. "Los guardarraíles son un sistema de seguridad para los coches, pero son lo contrario para las motos. Al compañero le han arruinado la vida", sentenció.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de junio de 2011