Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El poder de Bildu en las instituciones

Los socialistas vuelven al Ejecutivo de Navarra de la mano de UPN

La líder de UPN, Yolanda Barcina, fue elegida ayer presidenta de Navarra con mayoría absoluta gracias a los votos de los 19 parlamentarios de su partido y los 9 del PSN. El resto, Nafarroa Bai (8), Bildu (7), PP (4) e Izquierda-Ezkerra (3), votó en contra. De esta forma se cumplió con rapidez y pocas sorpresas el guión previsto. El discurso de la candidata regionalista, que había sido pactado de antemano con sus socios de Gobierno, no incluyó grandes novedades ni anuncios de calado, aunque una vez finalizado curiosamente no fue aplaudido por la bancada socialista: "Estamos juntos, pero no revueltos", defendió su secretario general, Roberto Jiménez.

La última vez que los socialistas estuvieron en el Gobierno fue en el periodo 1995-1996, con Convergencia de Demócratas Navarros (CNN) y Eusko Alkartasuna. El tripartito estuvo presidido por el socialista Javier Otano, que dimitió al año siguiente.

Jiménez, futuro vicepresidente del Ejecutivo, además consejero de Presidencia, Justicia e Interior y Administración Local, marcó cierta distancia con UPN, también en su turno de intervención, en el que advirtió que este respaldo se debe "contextualizar" tanto en la situación económica que exige Gobiernos estables para capear la crisis como en los resultados electorales. "No tengo interés en aplicar el rodillo" de la mayoría absoluta, y "tenderé la mano" a la oposición para "dialogar y sacar adelante" iniciativas, aseguró.

Acuerdo entre diferentes

Barcina y Jiménez coincidieron en recalcar que este Ejecutivo, que tomará posesión de sus cargos el 2 de julio, es un ejemplo de entendimiento de dos partidos que piensan diferente y que han sabido ponerse de acuerdo en lo que les une, "sin renunciar a nuestros principios y valores". Entre ellos se repartirán las ocho carteras, cinco para UPN y tres para el PSN.

Una de las intervenciones que más expectación levantó fue la de Bakartxo Ruiz, la número dos de la candidatura de Bildu, que se estrenó como portavoz de la coalición y que relega a la condición de segundo portavoz a Maiorga Ramírez (EA), que fue el cabeza de lista de Bildu el 22-M. En su intervención, Ruiz, que figura como independiente dentro de la formación y que está vinculada a la izquierda abertzale, se mostró "orgullosa" de la "legítima" presencia de Bildu en la Cámara, pese a la "incomodidad" de algunos, a quienes avanzó que su coalición responderá "con ilusión, compromiso y responsabilidad" a la confianza que les ha otorgado la sociedad, a la que "dará voz".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2011