Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pons afirma que la solución a las protestas es que llegue ya el PP

El PP se ofrece como "la solución a la indignación" mostrada por miles de ciudadanos el fin de semana, convocadas por el Movimiento 15-M, que reclamaron la puesta en marcha de reformas económicas y políticas que mejoren el actual sistema democrático.

El vicesecretario general de Comunicación del PP, Esteban González Pons, aseguró en rueda de prensa que "la solución es el cambio" político que representa su formación política. Adujo que la gente tiene motivos para estar indignada "con el presidente del Gobierno que no vio la crisis", informa la agencia Servimedia.

González Pons mantuvo la distancia respecto a los promotores del Movimiento 15-M, hasta el punto de rechazar su propuesta de convocar una huelga general, pero a la vez intentó atraer el voto de aquellos que se sienten indignados con la situación económica y política de España.

"Compartimos que si no se recupera el prestigio del Gobierno no se puede recuperar la economía. Si no se recupera el prestigio de la política, no se puede salir de la crisis. Frente a la indignación, los políticos debemos responder con dignidad", dijo.

González Pons aseguró que el PP también entiende que los casi cinco millones de españoles en paro estén "indignados", así como los funcionarios a los que el Gobierno bajó el sueldo, los jubilados a los que congeló la pensión o las familias a las que ha subido el precio de la luz y del gas.

Respuesta: el cambio

A todos los que reclaman más y mejor democracia, les respondió que "a la indignidad se le responde con cambio" y con las soluciones que ofrece el PP. González Pons intentaba así atraerse a los indignados, si bien al mismo tiempo restó importancia al Movimiento 15-M porque considera que sus propuestas merecen el mismo respeto y legitimidad que las de formaciones políticas como el PSOE o UPyD.

González Pons reprochó al 15-M que sea un movimiento "que no tiene forma física" y, por lo tanto, no se puede hablar porque carece de portavoces oficiales o representantes definidos.

Incluso, distinguió entre "dos 15-M", el que arrancó con las acampadas y el que después derivó en incidentes como los del Parlamento de Barcelona o los ataques personales al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, o a la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá. "El de mayo era una cosa y el de junio se ha convertido en otra", remachó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 21 de junio de 2011