Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Víctor Torres, una vida de compromiso político

El histórico dirigente de ERC Víctor Torres Perenya falleció ayer en Lleida, donde nació, a los 96 años tras una dilatada vida de compromiso político. Su padre, el doctor Humbert Torres, fue alcalde de Lleida y fundador de la Joventut Republicana, la organización que más tarde también dirigiría su tío y en la que Víctor Torres empezó su actividad. A los 20 años ya se había licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y en 1936, al estallar la guerra, combatió por la República. "Si alguien afirma que Esquerra ha sido un partido que no ha dado sangre, que no ha hecho ningún sacrifico por la lucha, que se le califique de miserable", dijo en 1938 durante el tercer pleno de ERC reunido en Barcelona. "Los hombres de la columna Macià-Companys hemos luchado, luchamos y lucharemos por nuestra bandera y nuestros presidentes", añadió.

Con el exilio llegaron los años más duros. Estuvo recluido en el campo de concentración de Sant Cebrià, después se instaló con su familia en Lyon y más tarde en Montpellier, coincidiendo con la ocupación nazi de Francia. En aquella época murió su hermano mayor, el poeta Màrius Torres, cuya obra promocionó intensamente durante los últimos 25 años de su vida. La cara afable de aquellos años es que conoció a su esposa y madre de sus tres hijos, Raymondé Sallé.

Con el nombramiento de Josep Irla como presidente de la Generalitat en el exilio (1948-1954), fue designado secretario general de la Presidencia. Años más tarde colaboraría con Josep Tarradellas, otro presidente en el exilio, y regresó a Barcelona en 1976. Con el restablecimiento provisional de la Generalitat, Tarradellas le nombró asesor jurídico y miembro del Consejo Consultivo y perteneció a la primera Comisión Mixta de Traspasos Estado-Generalitat.

Tras la legalización de ERC volvió a la dirección del partido y en 1980 fue elegido diputado autonómico en las primeras elecciones que auparon a Jordi Pujol al poder. Cuatro años después repetiría en el escaño y también fue senador en representación del Parlamento catalán.

A finales de la década de los ochenta, con más de 70 años, se retiró de la política activa y ocupó varios cargos honoríficos en el partido republicano. Su compromiso político fue reconocido en 2000 con la concesión de la Creu de Sant Jordi que otorga la Generalitat y un año después, con la Medalla de Oro de la ciudad de Lleida. La capilla ardiente se abrirá hoy en el tanatorio de Lleida y mañana se celebrará la ceremonia civil de despedida.

Víctor Torres, en una imagen de 2006.
Víctor Torres, en una imagen de 2006.HERMÍNIA SIRVENT

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción