Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LOHITZUNE TXAROLA | Presidenta de las Juntas de Guipúzcoa

"No vamos a volver a la mula"

"No tengo previsto dar marcha atrás a nada de lo que se ha hecho hasta ahora"

Embarazada de cinco meses, Lohitzune Txarola se prepara para una nueva vida. Y no solo por la que espera dar a luz. Tras su paso por el Parlamento europeo y el Gobierno vasco en las filas de EA, la recién elegida presidenta de las Juntas Generales de Guipúzcoa es a día de hoy la máxima representación pública de Bildu. Por delante le aguarda el complejo reto político de aportar normalidad a la presencia institucional de la coalición.

Pregunta. ¿Es cierto que Bildu no tiene programa?

Respuesta. Es la excusa en la que se han refugiado algunos partidos, bien porque no lo conocen o porque les asusta. Tenemos un programa nacional, otro por territorios y uno para cada municipio. Dedicamos mucho tiempo a él y a su difusión durante la campaña electoral.

"Excluir a la lista más votada puede ser democrático, pero no justo"

"La fotografía del pasado 22-M es más real que la de marzo de 2009"

P. ¿Es pronto para que la coalición pueda gobernar?

R. No. Y lo vamos a demostrar con trabajo. EA y Alternatiba llevan tiempo en las instituciones. El nerviosismo es parte de la estrategia de otras formaciones para desacreditarnos.

P. ¿Debe salir elegido diputado general de Guipúzcoa Martín Garitano?

R. Desde luego, si se tiene en cuenta que hemos ganado las elecciones con una diferencia notable. De los resultados se desprende que los guipuzcoanos se han decantado por el cambio y Martín Garitano lo representa.

P. ¿Considera democrático unir fuerzas para excluir a la lista más votada?

R. Democrático sí; justo, no.

P. ¿Acaso no es lo mismo que proponen ustedes en Álava?

R. Y quizá tampoco es justo, pero Bildu también tiene que ser coherente con su ideología y programa. Dijimos desde un primer momento que el objetivo era evitar un gobierno del PP, al igual que ellos han ofrecido pactos a diestro y siniestro para conformar una entente contra Bildu. La estrategia es similar, pero el escenario y la fuerza moral son distintos. Nosotros tenemos 11 junteros en Álava y ellos solo cuatro en Guipúzcoa.

P. ¿Hay pacto con el PNV?

R. En absoluto. Es lo que se ha querido interpretar por el hecho de que en Álava les demos los votos. Yo he estado en las negociaciones postelectorales y tengo la sensación de que nos hemos llevado mejor con el PSE, con el que compartimos puntos programáticos. Los acuerdos con el PNV a nivel municipal han sido puntuales, los han adoptado las agrupaciones locales y, en casos como Lasarte, responden a la gestión previa.

P. ¿Es imposible llegar a un acuerdo con los jeltzales?

R. Un pacto global es imposible, salvo en el caso de Aralar. Con el PNV llegaremos a acuerdos puntuales de carácter estratégico y con el PSE a pactos más programáticos. Somos conscientes de que no tenemos la mayoría absoluta y de que estamos abocados a negociar.

P. ¿Se van a convertir las Juntas Generales de Guipúzcoa, por su composición, en un referente político de primer orden?

R. En esa línea queremos avanzar, para dar a la institución la importancia que tiene como Parlamento de Guipúzcoa. Es algo que ya hizo bien durante la legislatura pasada la anterior presidenta, Rafaela Romero.

P. ¿Qué no hará usted de lo que hizo su antecesora?

R. No tengo previsto dar marcha atrás a nada de lo que se ha hecho hasta ahora en esta casa.

P. Las víctimas han sido una prioridad en los últimos años.

R. Y seguirán estando presentes. Todas las víctimas, no solo las del terrorismo de ETA.

P. Por ahora ondean todas las banderas oficiales.

R. A mí no me molesta ninguna y sinceramente creo que Guipúzcoa tiene problemas mucho más importantes que el de unas simples banderas.

P. ¿Fue el 22-M la fotografía real de la sociedad vasca?

R. Fue más real que la de marzo de 2009. Entre otras cosas, porque todas las sensibilidades estuvimos representadas. Las elecciones no son más que la fotografía real de un momento concreto. En política, la gente quiere hoy una cosa y mañana otra. Cuando a un político se le olvida lo que quiere el pueblo, la fotografía cambia.

P. ¿Sorprendieron los resultados de Bildu?

R. De verdad creíamos que podíamos ganar en Guipúzcoa, pero no barrer.

P. ¿A qué lo achaca?

R. La apuesta por la paz puede ser una interpretación y la demanda de un cambio, otra. También creo que nos han apoyado votantes dormidos de nuestros partidos que han recuperado la ilusión.

P. ¿Se va a bajar Guipúzcoa del AVE?

R. Quien así lo dice, o demuestra mucha incultura o tiene voluntad de hacer daño. No tenemos competencia para hacerlo. Algunos partidos quieren hacer creer que vamos a poner Guipúzcoa manga por hombro, a sabiendas de que no es cierto. No vamos a volver a la mula.

P. ¿No va a ser tan radical el cambio con Bildu?

R. Si acaso, en las formas de hacer. La participación de la ciudadanía es esencial para nosotros. Si la población quiere la incineradora de Zubieta, la habrá. Que el pueblo decida.

P. ¿Y el puerto exterior de Pasajes?

R. Está claro que hay que hacer algo para regenerarlo, pero cargarnos Jaizkibel me parece una salvajada a mí, a Europa y al Gobierno central, aunque ahora no lo diga.

P. ¿Pueden surgir desavenencias internas en Bildu?

R. Somos partidos muy diferentes, pero tenemos un sistema bien engrasado para resolverlo, con órganos de consulta en los que estamos integrados a partes iguales.

P. ¿Es EA un embrión de usar y tirar para la izquierda abertzale?

R. No lo parece si se tiene en cuenta que la presidenta de las Juntas es de EA, ¿no?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de junio de 2011