Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Egibar y Bildu siguen sin entenderse

Las dos partes exploraron ayer sin éxito posibles avances en su tercera reunión

El PNV y Bildu siguen sin entenderse en Guipúzcoa. Así se desprende de la reunión mantenida ayer, en San Sebastián, la tercera tras las elecciones del 22-M entre ambas formaciones, donde tampoco hubo avances significativos. Joseba Egibar encabezó la delegación jeltzale, horas antes de la reunión mantenida por el GBB, donde se justificó la actuación de los concejales del PNV que dieron la alcaldía a Pablo Barrio, de Bildu. Este significativo hecho político no fue abordado en la reunión que encabezaron Egibar y Martín Garitano, candidato a diputado general de Guipúzcoa por Bildu.

El transcurso de la reunión de ayer entre los dos principales partidos de Guipúzcoa trasladó la sensación de que el PNV da por perdida la reelección de Markel Olano. El tono del encuentro, de hecho, giró en torno a las dificultades que el PNV auguraba para Bildu en su previsible acción de gobierno. Los jeltzales son conscientes de que los socialistas vascos se han juramentado para desoír cualquier recomendación de Alfredo Pérez Rubalcaba tendente a evitar que los radicales lleguen al poder foral. Y el PSE de Guipúzcoa secunda la idea de no votar a Olano en la sesión de investidura que podría ser convocada para mediados de la próxima semana una vez que no se esperan sorpresas en los contactos entre los partidos políticos.

El PNV advierte a la coalición de las dificultades que tendrá para gestionar

Bildu, sin embargo, guarda un intencionado silencio sobre el posible desenlace en la votación para diputado general, pero es consciente del duro enfrentamiento al que se asiste entre PNV y PSE y al que no fue ajena la sesión constitutiva de las Juntas de Guipúzcoa. También la coalición ve complicado que los socialistas acepten a última hora una posible exigencia desde Madrid, pero han elegido el camino de la prudencia para evitar comentario alguno.

Durante el encuentro de ayer, ambas partes repasaron las cuestiones más delicadas para la próxima legislatura sobre la idea de acotar un posible entendimiento en el recorrido de las Juntas Generales. Los temas relativos a la pacificación y al nuevo tiempo político fueron los únicos puntos de entendimiento entre Joseba Egibar y Martín Garitano. El alejamiento en cuestión fiscal y tributaria se puso de manifiesto, mientras se convino que el proyecto del puerto exterior de Pasaia dispone de escasas posibilidades. Entre ambas delegaciones se comentó de hecho que "Miguel Buen es el único socialista que apoya la idea", para reflejar así la escasa viabilidad que se augura a esta infraestructura que requiere de un millonario presupuestario.

Dentro del orden del día de la reunión de ayer, Bildu asumió que su reconocida posición contraria a la incineradora de Zubieta puede verse muy comprometida finalmente por las condiciones fijadas por el actual equipo de gobierno de la Diputación. Los contratos de pago habilitados con bancos y cajas marcan unas condiciones inflexibles que serían de difícil incumplimiento, como ambas partes admitieron ayer.

El PNV basó su estrategia en advertir a Bildu de la necesidad de facilitar puntos de encuentro ya que se situará en minoría dentro de las Juntas Generales con 22 de los 51 junteros representados. Pero desde la coalición, la referencia es muy distinta ya que quiere acomodar inicialmente su programa de gobierno para lugar acomodar acciones puntuales con el resto de los grupos junteros. De entrada, todo hace indicar que Bildu dispondrá del apoyo prácticamente permanente de Aralar. Como ya adelantó EL PAÍS, desde la coalición se entiende que puede existir una gran coincidencia programática con este grupo abertzale, que se acrecienta con la buena relación existente con Rebeka Ubera, elegida miembro de la mesa de las Juntas Generales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011