Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juzgado inicia trámites para declarar fallecido a Antoni Llidó

El Juzgado de Primera Instancia número 15 de Valencia ha iniciado los trámites sobre la declaración de fallecimiento del misionero Antoni Llidó, desaparecido en Chile tras el golpe militar del general Augusto Pinochet el 11 de septiembre de 1973. Este trámite se ha iniciado a instancias de Josefa Llidó, hermana del misionero, desaparecido a finales de octubre de 1974 en Chile, donde se encontraba desde el año 1969, enviado por la Comisión Especial de Misiones y Cooperación entre Iglesias, para desempeñar su labor como sacerdote en la ciudad de Quillota.

La hermana del religioso argumenta que desde 1974 no ha vuelto a tener "noticias suyas", por lo que, una vez que han transcurrido "con creces más de 10 años desde las últimas noticias de su desaparición" ha iniciado los trámites para que se declare su fallecimiento.

En octubre de 2009, la justicia chilena rehabilitó la memoria de Llidó. La Corte de Apelaciones de Santiago condenó a siete años de cárcel a los cuatro miembros de la DINA, la feroz policía secreta del dictador Augusto Pinochet, acusados en 1974 del secuestro y la desaparición del sacerdote de Xàbia, que militaba de varias organizaciones de izquierda y defendía la implicación de la Iglesia católica en el destino de los más débiles.

Llidó, nacido en Xàbia en 1936, opuso resistencia a los militares que cercaban una fábrica textil durante el golpe del 11 de septiembre de 1973. Fue detenido el 1 de octubre de 1974 y fue visto con vida por última vez el 25 de octubre de 1974, cuando lo sacaban de un campo de concentración en el que había sido torturado. Su cadáver nunca fue encontrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011