Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P considera la deuda griega como la peor del mundo

Grecia está al borde del impago, según la agencia - El riesgo en la periferia de la zona euro toca nuevos máximos

Países como Camerún, Ghana, Líbano, Uganda, Ecuador o Jamaica son mejores deudores que Grecia. O por lo menos así lo considera la agencia de calificación Standard & Poor's (S&P), que ayer rebajó el rating griego tres escalones -de B a CCC-. La deuda helena se queda así a solo dos pasos de la quiebra. Algunos países como Irán o Libia no tienen siquiera calificación, pero entre aquellos que tienen una nota, Grecia es el que sale peor parado.

"Creemos que la probabilidad de una o más quiebras [de la deuda soberana griega] está creciendo significativamente. La rebaja del rating refleja nuestra opinión de que los riesgos asociados al programa de rescate de la UE y del Fondo Monetario Internacional (FMI) aumentan, dado el cada vez más complicado clima político y económico en Grecia", señala en una nota la agencia de calificación. Además de la rebaja, S&P puso a Grecia en perspectiva negativa. Es decir, que considera probable que en los tres próximos meses acometa nuevas rebajas.

La prima de riesgo de España, que roza los 260 puntos, se acerca al récord

Pero no son solo las agencias de calificación los que auguran un futuro aún más negro para la eurozona. Los líderes de la unión monetaria muestran en público su desacuerdo sobre las recetas para salir del callejón. Y, una vez más, el mercado respondió ayer a todas estas malas noticias con más malas noticias.

El riesgo de los países más débiles de la zona -Grecia, Irlanda y Portugal- se disparó hasta tocar nuevos máximos. La prima de riesgo española -es decir, el sobrecoste que tiene que pagar por encima de Alemania- también subió hasta rozar los 260 puntos básicos. Aún lejos del récord de más de 280 que alcanzó a finales del año pasado, pero acercándose peligrosamente. Al final de la jornada, la presión se moderó al quedarse en torno a los 252 puntos. Este castigo llega en un momento pésimo: justo al principio de una semana en la que el Tesoro español prevé colocar 9.000 millones de euros en letras y obligaciones.

El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, añadió más desconcierto al insistir en que la cada vez más probable restructuración de deuda griega tiene que ser forzosamente voluntaria, al contrario de lo que defiende el Gobierno alemán. Y a última hora de la tarde, S&P echó gasolina al incendio con la rebaja a Grecia.

"Es un impacto de consecuencias imprevisibles. Confío en que ante la gravedad de los acontecimientos, Europa se dé cuenta de que tiene que unificar el tono. Me recuerda a la época anterior a la quiebra de Lehman Brothers, aunque espero que hayamos aprendido algo desde entonces", señala el catedrático de la Universidad de Granada Santiago Carbó. "Europa tiene que ser generosa con Grecia. Es necesario que haya una transferencia de renta, por supuesto a cambio de algo, pero nos jugamos demasiado. Incluso en EE UU ven la situación con preocupación", añade Carbó.

De estos temas hablarán los ministros de Finanzas de la eurozona en la cena de trabajo que celebrarán hoy en Bruselas para consensuar una solución a la crisis griega, según informa Efe citando fuentes comunitarias. En principio, los responsables económicos de los Veintisiete se iban a ver para discutir la disciplina fiscal, pero la importancia de los acontecimientos ha obligado al Eurogrupo a buscar "vías para avanzar sobre Grecia".

La UE planea otorgar un segundo paquete de ayuda a Grecia, que podría ascender a 90.000 millones de euros, para cubrir las necesidades de financiación del país hasta 2014. Un tercio de esta segunda ayuda podría ser facilitado por la UE y el FMI, una tercera parte del programa de privatizaciones griego; y el resto correspondería a los acreedores privados de Grecia, punto que constituye el mayor foco de desencuentros. "Grecia está lista para tomar medidas más drásticas sobre consolidación fiscal y privatizaciones", dijo el subdirector gerente del FMI, Naoyuki Shinohara.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 2011