Un movimiento lleno de futuro

Tarso Genro, exalcalde de Porto Alegre, defiende los sistemas asamblearios, como el de Sol en Madrid, como una de las claves de la democracia

El abogado brasileño de 64 años Tarso Genro tenía un conocimiento más bien superficial del Movimiento 15-M de la Puerta del Sol. Y, sin embargo, ayer en la Embajada de Brasil en Madrid, donde se reunió con un reducido grupo de políticos, juristas y periodistas, casi todo el mundo le preguntaba por "los indignados" de España. La razón es que el actual gobernador del Estado de Rio Grande do Sul, exministro de Educación de 2004 a 2005 y de Justicia entre 2007 y 2010 en el Gabinete de Luiz Inácio Lula da Silva, fue alcalde de Porto Alegre durante dos mandatos, entre 1993 y 1997, y 2001 y 2002.

Fue en esa ciudad sureña de casi 1,5 millones de habitantes donde se gestó un movimiento asambleario que se convertiría en estandarte del Foro Social Mundial. El Partido de los Trabajadores (PT) hizo posible que los vecinos de Porto Alegre decidieran dónde, cómo y cuándo había de invertirse el dinero, qué calles había que asfaltar primero y qué barrio necesitaba más farolas. Aquel fenómeno se bautizó como "presupuesto participativo" y Porto Alegre se convirtió desde 1989 en una ciudad símbolo, hasta que en 2005 el PT perdió la alcaldía. El sistema asambleario perdió fuerza, pero no desapareció. De hecho, cientos de municipios en Brasil se rigen por ese modelo.

"Hemos conseguido que 40 millones de brasileños accedan a la clase media"

Ayer, en Madrid, Genro venía a hablar, pero también a escuchar. Su amigo el diputado socialista Antonio Gutiérrez le dijo en referencia al 15-M:

-La izquierda no ha sabido encabezar esa inquietud patente en la sociedad. Y como la izquierda no ha puesto la cabeza, han aflorado los sentimientos. Esa expresión espontánea ha sido por un lado alentadora, porque la esencia de la izquierda es no resignarse. Pero ahora no es legítimo exigir que esas inquietudes tengan que cristalizar en algo más concreto. Ese es el deber de los partidos de izquierdas.

Genro asentía. Después se enteró de que una de las principales críticas que han recibido los integrantes del 15-M desde la derecha es que las decisiones se toman en votaciones de asamblea, que en varias cadenas de televisión han tachado de fácilmente manipulables, ya que dos o tres personas bien coordinadas pueden inclinar cientos de votos hacia el lado que quieran. ¿También ocurrió eso en Porto Alegre?

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

-También. La manipulación es un elemento inherente a la política. ¿Acaso no se manipula en un Parlamento? Pues en las asambleas ocurre lo mismo. Pero en el Parlamento aún es más opaca esa manipulación. Y se trata de reducir al máximo la opacidad.

Desde el primer momento el antiguo alcalde quiso dejar clara la diferencia esencial que existe entre España y Brasil:

-Por lo poco que sé del movimiento de Sol entiendo que ellos no son antisistema, quieren formar parte de él. Hay una parte de la juventud en España que se siente excluida y en descenso social. Sin embargo, en Brasil ocurre exactamente lo contrario. En los últimos años hemos conseguido que 40 millones de personas formen parte de la clase media del país, con unos ingresos de entre 800 y 1.000 dólares. Son gente que no solo consumen ropa y zapatos, sino que se han incorporado al consumo intelectual. Se interesan por la política y quieren participar en ella porque saben que esa es la forma de cambiar sus vidas. Ese ha sido el gran logro de Lula. Hay un proceso de revolución democrática.

Para explicar hasta qué punto la política se ha ido llenando de nuevas caras, Genro comentó que, durante la campaña electoral en el Estado de Rio Grande do Sul, su equipo hizo un llamamiento por Twitter para seleccionar a 150 personas que quisieran cenar con él.

-Al final acudieron 200 y yo no conocía a nadie. El 80% de ellos participaban por primera vez en un acto político.

Genro confía plenamente en el movimiento asambleario. Pero advierte sobre sus límites:

-La democracia directa es un elemento del proceso de participación, pero no el único, no es un elemento absoluto.

Tarso Genro, ayer en la Embajada de Brasil en Madrid.
Tarso Genro, ayer en la Embajada de Brasil en Madrid.ULY MARTÍN

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 08 de junio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50