Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los muertos en carretera caen un 9,5% entre enero y mayo

El temido frenazo en el descenso de muertos en carretera que presagiaban los datos de siniestralidad vial de finales de 2010 -y que Tráfico se preparaba para afrontar- no se ha producido. Entre enero y mayo de 2011 han fallecido al volante 59 personas menos que en el mismo periodo del año pasado, 561 frente a 620, lo que supone una bajada del 9,5%. La reducción en todo 2010 fue del 9,1%. La caída también se ha registrado en el número de accidentes mortales, un 7,5% inferior al de las mismas fechas del año pasado.

A excepción de Aragón, Cantabria y Murcia, que han experimentado un aumento en sus cifras de siniestralidad vial, en las demás comunidades autónomas han muerto menos personas al volante. Según un documento de la Dirección General de Tráfico (DGT), las primeras de la lista son Navarra, con una caída del 50%; Castilla y León, del 28,2%; y Canarias, del 25%.

La Semana Santa fue el primer indicio de que la caída de la siniestralidad vial continuaba por buen camino. Por primera vez desde que existen estadísticas de Tráfico, el número de muertos en carretera se situó por debajo de 40. Pero había otra pista. Entre enero y mayo hubo ocho días en los que nadie perdió la vida en la carretera.

Ni la DGT ni el Ministerio del Interior se aventuran a atribuir directamente la caída de fallecidos a la limitación máxima de velocidad a 110 kilómetros por hora en las autovías y autopistas españolas, vigente desde el pasado 7 de marzo. Aunque la medida, según insisten, tiene como objetivo reducir el consumo energético, sí reconocen, en cambio, que uno de sus posibles "efectos colaterales" es la reducción de víctimas mortales, ya que el exceso de velocidad sigue figurando entre las principales causas de los siniestros. No obstante, y aunque las asociaciones de víctimas solicitan al Gobierno que la limitación sea permanente y no concluya el 30 de junio -tal y como está previsto pero no confirmado-, el Ejecutivo ya ha anunciado que la mantendrá solo "mientras continúe la carestía del crudo".

Pese a los buenos resultados de los primeros meses del año, la DGT insiste en la dificultad de reducir los muertos de tráfico "porque el margen de descenso cada vez es más pequeño". Más pequeño, pero no agotado. El Plan Estratégico de Seguridad Vial 2011-2020 se propone bajar un 30% los fallecidos por atropello y por salida de la vía en carretera convencional, un 25% el de conductores de 18 a 24 años que mueren en fin de semana y un 20% el de motociclistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de junio de 2011