Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El campo andaluz pierde más de 40 millones por la 'crisis del pepino'

La Junta une fuerzas con el Gobierno para exigir responsabilidades en Europa

El campo almeriense acumula 43,1 millones de euros en pérdidas desde que comenzara, el jueves por la tarde, la denominada crisis del pepino. La decisión de las cadenas alemanas de distribución alimentaria de cerrar sus fronteras a las frutas y hortalizas procedentes de Andalucía tras comprobar la contaminación de una partida de pepinos por la bacteria E.coli, que ha ocasionado 11 muertes en Hamburgo y cientos de hospitalizados, ha herido profundamente al sector hortofrutícola andaluz.

Almería es la principal exportadora de pepino del país. Hasta ayer, se dejaron de vender 71,9 millones de kilos de productos -frutas y hortalizas en general-, según los datos de los que dispone Coexphal, la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Almería, provincia en la que se pierden al día 6,1 millones de euros por el bloqueo alemán, al que se han sumado Finlandia y Austria y Rusia en los últimos dos días.

También están sufriendo las consecuencias en Granada, donde la campaña de pepino está en auge. Según la UPA, las pérdidas se cuantifican en dos millones de euros diarios, cifra que se triplica en el caso de Almería (6,1 millones de euros al día, según Coexphal).

La consejera de Agricultura, Clara Aguilera, se reunió ayer con los representantes del sector en Almería y visitó una plantación de cultivo ecológico de pepino situada en Pechina.

La consejera defendió las tesis del Ministerio de Medio Ambinete y Medio Rural y Marino para solicitar a la Unión Europea una compensación económica para los productores afectados procedente de los Fondos de Crisis. Sin embargo, desde las organizaciones y asociaciones agrarias recuerdan que más se pierde en prestigio. La desconfianza está llegando al consumidor nacional, alertaban desde la Coag, y piden medidas para devolver la confianza en los productos almerienses y andaluces.

Esta aún tardará hasta que no se tenga la certeza suficiente de que el brote de E.coli no se produjo en origen, cuestión que se desvelará a final de semana, una vez que la Junta disponga de los análisis solicitados al laboratorio nacional especializado, ubicado en Lugo.

Aguilera quiso transmitir tranquilidad al sector y a los consumidores y se mostró cauta, cualidad que le hubiese gustado ver en el caso de las autoridades alemanas, a las que acusa de "irresponsables". El cierre de fronteras alemán, finlandés, austríaco y ruso no solo ha herido la economía del sector agrícola, sino que es "ilegal", según Clara Aguilera. "No se pueden cerrar unilateralmente las fronteras. Estas decisiones deben ir corroboradas por la Comisión Europea", cuestión que no han hecho estos países, a los que se les pide "responsabilidades".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 2011