Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PATÉ DE CAMPAÑA | Elecciones municipales

De repente, el último verano

Hereu empezó la campaña como la niña Carrie empezaba la peli Carrie. Ninguneado por todo el cole e, incluso, en su -políticamente hablando- casa. La campaña tenía, pues, un interés dramático. Ahora, vete a saber. La película ha sido interrumpida.

La campaña, ñaca, ha desaparecido hace ya días, eclipsada por la cosa plaza de Catalunya, un elemento que la realidad no esperaba, pero que parece sentarle bien a la realidad. De manera que la realidad ha quedado rejuvenecida, mientras que la campaña electoral se ha quedado como una pasa. Uno mira hoy los carteles electorales y es como si fueran de hace cuatro Sònars. Aluden a una realidad pasada. Bueno. Mitin final de excampaña de Hereu. Polideportivo recién inaugurado, militantes del PSC profundo, etcétera.

El interés de la velada es, por lo visto, ver cómo el PSC, como el resto de partidos, se ha hecho viejo en menos de una semana. En un vídeo a tutiplén va apareciendo gente vieja, que utiliza palabras viejas para hablar de Barcelona.

De pronto irrumpen en la sala Hereu y Tura, cogiditos de la mano. Están mucho -demasiado- tiempo saludando sobre off musical. Sin decir nada. La sensación es que no tienen nada que decir. Y, en efecto, Tura habla de la mar salada, de los Juegos Olímpicos, de grandes y crispadas batallas políticas entre partidos que, desde hace una semana, solo se explican, tal vez, a sí mismas. No habla de lo que ha pasado esta semana.

Más vídeos. Más viejos. Habla la mujer de Hereu. Tema: su marido. Como las esposas en Mad Men, una serie que habla de la infelicidad de lo viejo. Habla Hereu. No ofrece ninguna lectura de lo que ha pasado. La BBC, hace tres días, inició sus informativos con la noticia de lo que ha pasado. Debe de ser, pues, una lectura importante. Finalmente, aparecen los usuarios de la plaza de Catalunya. Brevemente. Indirectamente. Para pedirles el voto. Se les trata como votantes.

Es un concepto que en una semana se ha quedado tan viejo como el de político. En otros sitios de la ciudad, otros partidos realizan actos parecidos a este. Y viejos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de mayo de 2011