LinkedIn se dispara en el estreno de las redes sociales en Wall Street

El portal de contactos profesionales llega a alcanzar un valor de 750 veces su beneficio y alimenta el debate sobre si hay una nueva burbuja tecnológica

Wall Street vuelve a creer en las tecnológicas, a la vista de la euforia que dominó ayer el parqué en el estreno de LinkedIn. El portal de contactos profesionales arrancó su primer día de cotización con un alza que llegó a superar el 170%, lo que equivalía a valorar la puntocom en 11.600 millones de dólares (unos 8.200 millones de euros). Ese salto servirá de guía a Facebook, Groupon, Twitter y Zynga, aunque suscita dudas sobre si se trata de una valoración razonable o de una nueva burbuja tecnológica.

Hacía tiempo que no se formaba un corrillo tan grande en la Bolsa de Nueva York en torno a los monitores. En unos segundos, sus acciones pasaron de 45 dólares la unidad, el precio de salida, a los 83 dólares. El frenesí continuó horas después, lo que permitió que las acciones superaran los 122 dólares a media jornada, para cerrar a 98,3 dólares, lo que supone una revalorización del 118% y un valor bursátil de 8.870 millones de dólares.

La acción llegó a subir el 170% con respecto al precio de colocación
El éxito abre el camino a firmas como Groupon, Facebook o Twitter
Más información
El clon ruso de Google se estrena en el Nasdaq

Se trata de la mayor salida a Bolsa de una empresa de Internet desde Google, en 2004. La capitalización bursátil de LinkedIn supera así a la cantidad que va a desembolsar Microsoft por el servicio de telefonía de Skype. Con la colocación de un 8% del capital, el portal logra recaudar unos 350 millones de dólares.

LinkedIn se convierte en el barómetro de la que se dice es la segunda burbuja tecnológica. La valoración que llegó a alcanzar ayer en el mercado fue de casi 50 veces su facturación de 2010 (243,1 millones de dólares) y de unas 750 veces los beneficios (15,4 millones). Y no está claro que la empresa vaya a ser rentable en 2011, por las inversiones que debe hacer en tecnología y desarrollo de nuevos productos.

LinkedIn estará sujeta a un mayor escrutinio de los inversores. Habrá qué ver, por tanto, cuánto tiempo le dan en el parqué para que demuestre que puede responder a las expectativas. Jeff Weiner, su joven consejero delegado, asegura que los fundamentales del sector tecnológico son muy diferentes de los de finales de los años noventa.

La firma con sede en Mountain View (California), la misma localidad donde está Google, fue fundada en 2003 en la habitación de Reid Hoffman, como mandan los cánones en Sillicon Valley. Cuenta con 102 millones de miembros. Aunque no son comparables, Facebook tiene 600 millones de usuarios y se valora en el mercado secundario en 65.000 millones de dólares, donde LinkedIn rondaba los 2.500 millones hace pocas semanas.

LinkedIn es la primera entre un grupo de conocidas firmas en el nuevo negocio de las redes sociales que da el salto al parqué, ahora que han alcanzado cierta madurez. En las llamadas Big Five (cinco grandes), Groupon podría ser la siguiente, mientras Facebook está en contacto con los bancos para discutir los términos, tamaño y plazos de una eventual salida a Bolsa. El microblog Twitter y el creador de juegos sociales Zynga también podrían salir a Bolsa entre 2011 y 2012. El entusiasmo generado por las firmas de la Web 2.0 es evidente.

Pero también hay analistas que piden que no se olviden las lecciones del pasado y ponen como ejemplo lo que sucedió con Netscape, cuando empezó a cotizar en el verano de 1995. Como LinkedIn, tuvo un estreno espectacular. La demanda por hacerse con sus acciones bloqueó las terminales durante dos horas. De los 28 dólares pasó ese día a 75 la acción. Lo demás es historia.

La sombra de la era de las puntocom vuelve, por tanto, a hacerse presente. Weiner dice que no le da importancia al primer día de cotización. "No es un indicativo de nada. En lo que estamos concentrados es en ejecutar bien nuestro plan a largo plazo", remachó el ejecutivo, que vio como su participación subió a 460 millones. La de Hoffman supera los 3.600 millones.

El fundador de LinkedIn, Reid Garrett Hoffman, (en el centro) aplaude el estreno del valor en  la Bolsa de Nueva York.
El fundador de LinkedIn, Reid Garrett Hoffman, (en el centro) aplaude el estreno del valor en la Bolsa de Nueva York.MIKE SEGAR (REUTERS)
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS