Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Duelo de poetas en el ateneo

Joan Margarit y Luis García Montero recitan sus versos en el festival de poesía

Amor, ausencia, pasado y vida. Estos fueron los cuatro apartados en los que los dos premios nacionales de poesía Joan Margarit (Sanaüja, Segarra) y Luis García Montero (Granada) midieron sus espadas. En un recital celebrado en el Ateneo Barcelonés, dentro del Festival de Poesía de Barcelona, recitaron algunos de sus trabajos recientes, pero también antiguos e incluso alguno inédito, como Margarit, que estrenó España 1943, un verso en el que pone por escrito sus sentimientos durante el servicio militar.

García, con poemas más extensos, sentado, pausado y leyendo directamente de sus libros; Margarit, con versos más breves, de pie, con mayor interpretación y leyendo poemas escritos en folios: los dos embelesaron a las más de 350 personas -hubo que habilitar una segunda sala, aparte del remozado salón de actos, e incluso unas 50 personas los tuvieron que escuchar por circuito cerrado de televisión- que se acercaron al ateneo ayer a media tarde. Claros y directos, transmitieron, con cada uno de sus versos, sentimientos y vivencias que podían ser los de cualquiera de las personas que escuchaban.

Entre poema y poema, alguna anécdota. Como la del granadino, que explicó la relación con su madre, "la persona con la que más he discutido en mi vida", dijo, y que le ha inspirado, o la de Margarit, que paró el recital para pasar un taburete a su traductora de ruso para que se sentara. "No puedo permitir que esté de pie", dijo.

Tras cada lectura, los aplausos del público y del rival, además de apretones de manos y de abrazos, dejando ver que, más que duelo, lo que había entre ellos era admiración y respeto.

Al final todo fueron halagos: "Lo que dice Cervantes no es mentira. ¡Qué acogedores somos!", dijo Margarit haciendo de anfitrión. Dirigiéndose a García Montero, le piropeó: "Eres el heredero de Cernuda y del Lorca de Poeta en Nueva York".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de mayo de 2011