Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales

El PP hace suyo el discurso de Anglada

El partido llena sus actos de mensajes xenófobos - Xavier García Albiol habla de "supervivencia" frente a la inmigración - Fernández Díaz: "El que la hace la paga"

Primero los de casa. El eslogan de campaña del partido xenófobo de Josep Anglada, Plataforma per Catalunya, ayer fue también el del PP. En Badalona, ante unos 2.000 simpatizantes y arropado por Alicia Sánchez-Camacho, su candidato a la alcaldía, Xavier García Albiol, lo dejó claro: "Se ha puesto de moda decir que soy xenófobo. Pero cuando una pareja joven en paro, con un hijo, va a pedir una ayuda económica al Ayuntamiento y se la niegan para dársela a una persona que lleva dos días empadronada, eso no es xenofobia, sino supervivencia".

El acto, en la plaza de Trafalgar, en el que también participaron el candidato por Barcelona, Alberto Fernández Díaz, y el vicepresidente primero del Congreso, Jorge Fernández, fue el colofón de una semana en la que el PP se ha dedicado a tensar el hilo del estigma al inmigrante hasta niveles inéditos, evidenciando que los populares ya han perdido todos los complejos. García Albiol repitió su discurso de "mano dura contra los que no se adaptan" entre fuertes aplausos de los asistentes y aseguró que sacará de Badalona "a los inmigrantes que han venido a hacer la vida imposible a los vecinos". "Les recortaremos todas las ayudas sociales y los presionaremos policialmente hasta enviarlos fuera", añadió.

Desde el primer día de campaña el mismo Fernández Díaz ha puesto toda la carne en el asador: expulsión de multirreincidentes extranjeros independientemente de su situación legal, una Guardia Urbana que se dedique a buscar sin papeles, persecución del top manta porque "genera inseguridad", denegación el arraigo a los extranjeros que tengan tres faltas en contra de la ordenanza de civismo, etcétera. El viernes, Pau Fernández, un candidato del PP en Tortosa, propuso un control sanitario previo al empadronamiento para los inmigrantes. Alberto Fernández Díaz no dudó en asegurar que "enfermedades que estaban erradicadas han reaparecido traídas por los inmigrantes". Sánchez-Camacho repitió un mensaje falso que, además, manipula los resultados de los estudios científicos sobre los que los populares basan sus acusaciones.

Fernández Díaz aprovechó ayer para responder al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el sábado pidió a Mariano Rajoy que lo desautorizara "por la dignidad de los inmigrantes". El candidato recurrió a los aforismos y no se movió un ápice de sus postulados: "Le digo a Zapatero: allí donde fueres haz lo que vieres, el que la hace la paga y a buen entendedor pocas palabras".

Desde Génova, el mensaje prioritario en campaña es el de la lucha contra el paro. Sin embargo, el tema eje del PP catalán ha sido la inseguridad vinculada a la inmigración. Resulta significativo que la misma Sánchez-Camacho dedicara más de tres cuartas partes de su discurso a defender a García Albiol de "los ataques" de sus oponentes y a hablar de los problemas de convivencia en Badalona.

"Llevas tiempo diciendo la verdad y por ello te crititican, pero tu partido está contigo", dijo Sánchez-Camacho. Respecto al empleo, poco. "En España no hay trabajo para todos", zanjó. La prueba de fuego llegará el miércoles, cuando Mariano Rajoy aterrice en la campaña en Cataluña y se vea forzado a hablar del tema.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de mayo de 2011