Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
La muerte de Bin Laden

La Casa Blanca rechaza pedir disculpas a Islamabad

EE UU confía en que el material hallado sirva contra Al Qaeda

Mientras investiga la posible complicidad de Pakistán en la protección de Osama bin Laden y trata de reconstruir las deterioradas relaciones con ese país, la Casa Blanca advirtió ayer que no piensa "pedir disculpas" al Gobierno paquistaní por la operación militar de carácter unilateral que acabó con la vida del líder de Al Qaeda.

Los miembros de la Administración de Obama hacen esfuerzos en público por no escalar la crisis diplomática con Pakistán. El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que las relaciones con Pakistán son "muy importantes, vitales, para EE UU" y destacó que, con la ayuda de las autoridades paquistaníes, "se ha conseguido eliminar en territorio de ese país a más terroristas que en cualquier otro lugar del mundo".

El 80% de los estadounidenses prefiere que Bin Laden haya muerto

Pero, al mismo tiempo, aseguró que la Casa Blanca no comparte las quejas expresadas por el Gobierno paquistaní por la actuación militar norteamericana sin previa comunicación y que no se siente en la obligación de disculparse, puesto que su propósito fue el de hacer el trabajo que los paquistaníes no quisieron o no pudieron hacer. Carney recordó que, ya durante la campaña electoral de 2008, Barack Obama había anticipado que no dudaría en ordenar intervenir contra Al Qaeda en Pakistán si ese país no era capaz de hacerlo.

La Administración norteamericana no ha querido todavía, sin embargo, acusar directamente a Pakistán de conocer y tolerar la presencia de Bin Laden en su territorio. Obama, en su entrevista del domingo en el programa 60 Minutes, manifestó su convicción de que el líder de Al Qaeda "tenía alguna clase de red de apoyo dentro de Pakistán", pero añadió que no sabía si era "gente de dentro o fuera del Gobierno".

El presidente norteamericano pidió a Islamabad una investigación para averiguarlo. Su consejero de Seguridad Nacional, Thomas Donilon, solicitó también más información a los investigadores paquistaníes sobre las circunstancias que rodean la presencia de Bin Laden, incluido el acceso a los interrogatorios de las mujeres del líder terrorista detenidas en su residencia y ahora bajo custodia paquistaní.

El portavoz de la Casa Blanca recordó que "hay legítimas preguntas" que la opinión pública se hace sobre cómo es posible que los servicios secretos paquistaníes ignorasen que Bin Laden vivía en un barrio casi por completo ocupado por militares y situado cerca de la Escuela Militar. Una encuesta de la NBC que recoge que un 80% de los norteamericanos prefiere que Bin Laden haya sido capturado muerto, muestra también que un 75% cree que Pakistán sabía sobre la presencia del fundador de Al Qaeda.

Algunas de esas dudas quizá puedan aclararse con el análisis del material que el comando asaltante encontró en la casa de Bin Laden. Los investigadores norteamericanos tienen una gran confianza en el valor que ese material tendrá para encontrar a otros dirigentes de Al Qaeda y desarticular algunas de sus células en distintos países. Donilon lo ha calificado "el mayor volumen de inteligencia sobre terrorismo hallada nunca". Ya se han hecho públicos algunos vídeos de menor importancia que sirven más bien para la guerra de propaganda contra Bin Laden.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 2011