Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Lucha para ver qué partido es más social

Zapatero busca movilizar con la idea de que el PP acaba con el Estado de bienestar - Rajoy recuerda los recortes de hace un año y garantiza que sí dará protección

Madrid / Santa Cruz de Tenerife

Tras cuatro días de campaña, el eje está muy claro: el PSOE trata de movilizar a los suyos con el miedo al PP, y Mariano Rajoy marca un perfil bajo para evitar precisamente ese miedo. El líder del PP huye del discurso ideológico para no animar a la izquierda. Los socialistas necesitan sacar de sus casas a sus abstencionistas, y para ello insisten en una idea: no es lo mismo. Todo empieza a girar en torno al Estado de bienestar, y los dos partidos, a su manera, acusan al de enfrente de ser quien lo está poniendo en riesgo.

"Con el PP no se hubiera evitado ni la crisis ni el desempleo y lo que sí habría seguro es menos protección a los desempleados y menos protección social". Es la idea, lanzada por Tomás Gómez en el debate con Esperanza Aguirre, que ayer destacó José Luis Rodríguez Zapatero en la Ejecutiva Federal del PSOE.

El presidente resalta que el 75% de los parados tiene cobertura

Los populares insisten en desmentir el copago sanitario

Para el presidente del Gobierno, está claro: el PSOE puede hacer un balance claramente favorable de sus Gobiernos frente a los del PP en defensa del Estado de bienestar. El resto, el desempleo, es muy difícil de frenar, según su visión. Pero la protección que se le da sí es una opción política.

Mientras, el PP cree que cada vez es más difícil para el PSOE, incluso entre su público natural, vender la idea de que los populares ponen en riesgo la protección social. Rajoy no desaprovecha la ocasión para recordar que fue Zapatero, hace ahora un año, quien aprobó recortes sociales. Si a eso se añaden los casi cinco millones de parados, el PP cree que hablar de Estado de bienestar es un discurso poco creíble. Es más, el líder del PP incluso siguió ayer en Tenerife un guión similar al de IU, ya que pidió al Gobierno que en vez de concentrarse solo en los recortes lo haga en el crecimiento y en el aumento de la recaudación para no disparar el déficit. Claro que IU plantea hacer eso subiendo impuestos a los ricos. Rajoy no quiere subir ninguno, más bien propone bajarlos.

Zapatero culpabiliza a las políticas del PP, centradas en el ladrillo, de buena parte del paro actual, derivado del hundimiento de la construcción. Rajoy le contestó: "Es como si se echara la culpa a Di Stéfano [jugador de los sesenta] de que el Real Madrid no llegue este año a la final de la Champions".

Lo más novedoso en esta campaña es que los dos partidos no descartan que haya nuevos recortes -el Gobierno plantea que podrían ser necesarios otros 2.000 millones adicionales solo si no se cumplen las previsiones de crecimiento, mientras el PP no cuantifica ni concreta para no asustar- y los dos defienden el Estado de bienestar. Prometen que no recortarán en Sanidad o Educación -el PP insiste en desmentir el copago sanitario como apuesta- y se ven como partidos sociales.

Pero más que choque de discursos, se trata de una cuestión de credibilidad. Y ahí Zapatero está convencido de que las cifras de protección social de sus Gobiernos le avalan. El presidente recuerda que nunca, como ahora, hubo un 75% de parados con cobertura y que ha dedicado un 40% más de recursos en política social que los Gobiernos del PP. Y ahí sí se compara con su rival: "El PP, en sus años de Gobierno, no mejoró el salario mínimo, ni las becas ni las pensiones mínimas ni introdujo una Ley de Dependencia. Si hubiera gobernado en esta crisis, habría habido más recortes sociales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 2011