Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:EL MUNDO DESPUÉS DE OSAMA

Lo que Bin Laden dijo sobre el 11-M

"Es vuestro castigo por Irak, Afganistán... La manera de devolveros vuestra mercancía"

España recibió el 11 de marzo de 2004 el legado más sangriento de Osama Bin Laden a Europa: un ataque contra cuatro trenes en Atocha (Madrid) que provocó la muerte de 192 personas y miles de heridos. Fue el primer éxito de una yihad en el continente europeo, después de que las células salafistas lo intentaran y fracasaran en numerosas ocasiones en Francia, Reino Unido, Italia y Alemania. El ataque, según la investigación policial, la sentencia judicial y los informes de las agencias de espionaje de todo el mundo, en especial las de EE UU y Europa, lo protagonizó una célula local de yihadistas inspirada en Al Qaeda. Un calco de las otras células desarticuladas en el hasta entonces seguro y acomodado territorio europeo.

El atentado de Madrid no fue ordenado, dirigido o financiado por el emir de Al Qaeda liquidado hace una semana en su refugio de Abbottabad (Pakistán), sino inspirado por él, al igual que la práctica totalidad de los ataques yihadistas que se producen en el mundo y perpetran las células locales de numerosos grupos islamistas asociados a Al Qaeda. En octubre de 2003, Bin Laden había señalado a España como objetivo en un vídeo emitido por la televisión Al Yazira, una advertencia que abrió por fin los ojos de los responsables del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que por primera vez, en enero de 2004, incluyeron la amenaza yihadista en su directiva de inteligencia (programa y objetivos de trabajo). Una iniciativa que llegó con años de atraso.

El 15 de marzo de 2004, cuatro días después de la matanza, la cadena de televisión árabe Al Arabiya, con sede en Dubai, retransmitió una grabación sonora de Osama Bin Laden en la que el terrorista justificó el ataque y aseguró que "el 11-M es el castigo a España por sus acciones en Irak, Afganistán y Palestina". "Lo que ocurrió el 11 de septiembre y el 11 de marzo es la manera de devolveros vuestra mercancía. Tenéis que saber que la seguridad es necesaria para todos". El mensaje del emir saudí era parecido al vídeo que los autores materiales del 11-M grabaron vestidos de blanco y cargados de explosivos semanas antes de su suicidio colectivo en un piso de Leganés cuando fueron cercados por la policía. Su muerte evitó el baño de sangre que ellos mismos anunciaron: procesiones en Semana Santa, colegios judíos, centros comerciales y hasta la voladura del AVE Madrid-Sevilla que ya habían intentado sin éxito.

Ayman al Zawahiri, de 61 años, que ahora toma el mando de Al Qaeda, ha iniciado una nueva cruzada: la "liberación de Ceuta y Melilla". "Tenemos que recuperar los reinos del islam, desde Turkmenistán Oriental hasta Ceuta y Melilla", reclamó hace ocho meses. "Que la cúpula de Al Qaeda se fije en dos ciudades españolas y pida su liberación es lo peor que nos ha podido pasar", reconoce un mando de los servicios secretos españoles. El pediatra egipcio, miembro de una familia burguesa y acomodada, creó su primera célula con 11 años y a orillas del Nilo juró crear un nuevo califato que incluye Al Andalus y los denominados territorios perdidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de mayo de 2011