Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:BALONCESTO | Final a cuatro de la Euroliga

Obradovic es inoxidable

La primacía táctica y física del Panathinaikos desactiva al Siena

En el 92 con un legendario triple de Djordjevic que aniquiló al Joventut, en el 94 con el propio equipo badalonés, en el 95 con el Madrid. Y así hasta siete títulos, los últimos cuatro con este Panathinaikos al que ha vuelto a depositar en otra final, la de Barcelona.

Esa es la obra, mágica podría decirse, de un Zeljko Obradovic inoxidable, por el que no parece pasar el tiempo, siempre capaz de sacarse de la chistera la fórmula magistral. Esta vez su víctima fue un entusiasta pero limitado Montepaschi de Siena, incapaz de hacer mella en el granítico esquema urdido por Obradovic.

El equipo griego tuvo respuesta para todo. El Montespaschi le quitó el rebote en una proporción exagerada, con diez capturas más al final. Y entre Moss y Zisis dejaron seco a Diamantidis en la primera parte. A casi cualquier equipo del mundo le quitas el rebote y secas a su figura y queda para el arrastre. Al Panathinaikos no; siempre dobla la apuesta. Reforzó el factor físico, forzó un saco de faltas y llevó el partido a su terreno: juego trabado y caparazón defensivo hermético. Salió lanzado hacia la victoriacon una espléndida ejecución de Calathes, Batiste y Diamantidis, que sumó nueve asistencias. Formaron su mascarón de proa, con permiso de Obradovic, por supuesto.

PANATHINAIKOS 77 - MONTEPASCHI 69

Panathinaikos: Diamantidis (8), Calathes (17), Sato (6), Fotsis (14) y Vougioukas (6) -equipo inicial-; Perperoglou (5), Batiste (16), Nicholas (3) y Tsartsaris (2).

Montepaschi Siena: Jaric (0), Moss (6), Hairston (12), Lavrinovic (7) y Rakovic (10) -equipo inicial-; McCalebb (7), Zisis (4), Carraretto (2), Kaukenas (13), Ress (0), Akindele (4) y Stonerook (4).

Árbitros: Mitjana (Esp.), Ziemblicki (Pol.) y Lottermoser (Ale.). Eliminaron a Lavrinovic y Stonerook por faltas personales.

Unos 12.000 espectadores en el Palau Sant Jordi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de mayo de 2011