Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las nuevas líneas de metro ganan terreno al autobús

El metro de Barcelona fue en 2010 el medio de transporte público que más creció. El incremento de viajes respecto al año anterior fue del 5,4% y se alcanzaron los 381 millones de trayectos. La inauguración de la línea 9 en diciembre de 2009 y de la 10 en abril del año pasado, alargó la red del suburbano hasta los 102 kilómetros.

Para Znacovanu Ion, de 62 años, que antes de la construcción de la línea 10 de metro tardaba 20 minutos más en llegar a casa, el nuevo tramo supone acercarse "más a Barcelona", pero reconoce que la mayoría de veces los trenes, que no tienen conductor, van "medio vacíos".

El aumento de usuarios de metro contrasta con el descenso del 0,9% en un año de los trayectos en autobús, el 2,8% menos con respecto a 2007. En algunos desplazamientos, la comparación entre ambos casi ruboriza. De acuerdo con el servicio Vull Anar, de TMB, el tramo entre la Sagrera y Gorg en autobús supone 57 minutos, mientras que con la nueva L-10 se hace en apenas 13. Manuel Gisbert, usuario de la línea, lo hacía en coche. Tardaba media hora más y le salía más caro. "En tiempos de crisis, me ha venido muy bien este ahorro", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 2011