Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bildu recusa a un juez del tribunal para desnivelarlo

La coalición intenta por sorpresa apartar al conservador Francisco Hernando para inclinar a su favor la sala de seis magistrados - Hoy se decide si el recurso se avoca al Pleno

La coalición electoral Bildu presentó anoche, por sorpresa, un escrito de recusación contra el magistrado de la Sala Segunda del Tribunal Constitucional Francisco Hernando, al parecer por haber sido, en su calidad de presidente del Tribunal Supremo entre 2001 y 2008, el que ha presidido la Sala del 61 en todas las ocasiones en que se ha aplicado la ley de Partidos Políticos a los sucesivos proyectos de la izquierda abertzale, todos los cuales fueron anulados por el Supremo. Hernando fue incluso el ponente de la primera sentencia que, en 2003, ilegalizó a Batasuna, Herri Batasuna y Euskal Herritarrok, y lo es ahora de la de Bildu. La coalición alega que Hernando tendría "interés" en el resultado del pleito.

La Fiscalí aporta una nueva prueba con la supuesta conexión ETA-EA

El magistrado recusado es el ponente del recurso de Bildu

Anoche, la Sala Segunda había resuelto admitir a trámite el recurso de amparo de Bildu, dar traslado al fiscal y al abogado del Estado para alegaciones y resolver esta mañana la recusación de Hernando, y en su caso, la avocación a Pleno de la sentencia sobre Bildu. A las 11 de la noche tenían previsto reunirse de nuevo para aclarar si la recusación podía ser resuelta por la propia Sala Segunda o había que llevarla inevitablemente a Pleno, como las que se han presentado en casos de recursos de inconstitucionalidad.

La recusación de Hernando tiene el claro objetivo de desnivelar la Sala Segunda del Tribunal, cuya composición ideológica es paritaria: tres magistrados progresistas, el presidente Eugeni Gay, y los magistrados Elisa Pérez Vera y Luis Ortega, frente los conservadores Ramón Rodríguez Arribas, Francisco Hernando y Francisco Pérez de los Cobos. Sin embargo, la verdadera intención que se trasluce de esta maniobra de ingeniería procesal es la de forzar que la sentencia de amparo sea asumida por el Pleno, una vez convocado este para estudiar la recusación de Hernando. Sobre el papel, el Pleno, dada su composición de siete magistrados progresistas frente a cuatro conservadores, parece ser más favorable para las posibilidades de Bildu.

Mientras el parqué político registraba ayer la máxima tensión a menos de 30 horas del fallo del Tribunal, este mantiene su plan inicial de emitir su pronunciamiento antes de las 24 horas de hoy, al inicio de la campaña electoral. En la primera toma de contacto de los magistrados de la Sala Segunda, que preside el catalán Eugeni Gay, se aplazó hasta hoy la decisión sobre avocación el recurso al Pleno.

Fuentes del Tribunal explicaron que desde el punto de vista técnico, la avocación, tiene que decidirse una vez conocidas todas las posiciones de las partes del proceso, es decir, desde que la Abogacía del Estado y la Fiscalía hayan dado a conocer a la Sala sus posiciones, para lo que tienen de plazo hasta las 10 de esta mañana. No obstante, el fiscal y el abogado del Estado estudiaban presentar anoche sus alegaciones para que el Tribunal pueda meterse cuanto antes a resolver la recusación y la avocación a Pleno.

Según informaron anoche fuentes fiscales, la Fiscalía acompañará su escrito de alegaciones con un documento nuevo recién intervenido por la Guardia Civil en el que supuestamente la organización terrorista ETA da instrucciones a Eusko Alkartasuna sobre el proceso electoral. El documento fue aportado recientemente por la Guardia Civil a la Fiscalía del Tribunal Supremo y esta lo ha remitido a la del Constitucional. Aunque procesalmente es dudoso que pueda tenerse en cuenta, la Fiscalía lo incluirá en sus alegaciones para que el tribunal pueda contar con todos los elementos de juicio antes de dictar la sentencia.

En cualquier caso, las fuentes consultadas descartaron que una decisión de la trascendencia de la participación o no de Bildu en las elecciones sea adoptada por el voto de calidad del presidente de la Sala Segunda, el progresista Eugeni Gay, en caso de que se produjese un empate, si finalmente se rechaza la recusación de Hernando. Aunque el recurso lo comience estudiando la Sala Segunda, si en el curso de una votación prospectiva se produjese esa situación, se avocaría la decisión final al Pleno, según dichas fuentes.

En su recurso de amparo electoral, de 95 folios, Bildu afirma que aunque se entienda acreditada la condición de ETA-Batasuna de defraudar la sentencia que ilegalizó a la formación abertzale en 2003, "no se ha acreditado su materialización en Bildu", es decir, que no se ha culminado "en la articulación de unas candidaturas instrumentalizadas al servicio de los intereses de los partidos ilegalizados".

La coalición reconoce en su escrito que, según los documentos incautados, puede deducirse que ETA-Batasuna pretende servirse de los procesos electorales para sus fines. Sin embargo, eso "no presupone la existencia de concertación alguna entre ETA-Batasuna y los partidos integrados en Bildu", que insiste en que "no se ha probado" que la coalición haya asumido el uso de métodos violentos.

La coalición concluía pidiendo que se admitiese su recurso de amparo electoral contra la sentencia de la Sala del 61 del Supremo y que esta se declare nula; que se reconozca su "derecho fundamental a participar en los asuntos públicos y acceder en igualdad de condiciones a los cargos públicos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de mayo de 2011