Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El ataque contra Bin Laden

Hace tan solo unos días vimos la noticia del nuevo nombramiento del director de la CIA. Esta organización ha dado un golpe de efecto en la cúpula de Washington, haciendo un regalo electoral al presidente Obama en una hora que su popularidad va decayendo por su ineficaz gestión de la crisis y promesas al viento, ya que este acto de venganza era muy deseado en EE UU desde el anterior presidente G. W. Bush. La prueba de ello es la expresión de júbilo popular en Washington y Nueva York.

Si analizamos la operación fríamente parece que capturar vivo a Bin Laden hubiera sido embarazoso para la CIA dados sus lazos anteriores. No olvidemos que la CIA financió a Bin Laden para organizar a los talibanes contra la invasión rusa en Afganistán. Y además, ¿qué es eso de asesinar a quien sea sin un juicio en nombre de la democracia y la libertad?

Al igual que el 11-S supuso una nueva era de "política del miedo", Bin Laden sigue marcando cambios. La lucha de EE UU contra su proclamado "eje del mal" ahora pasará de lleno a manos de agentes y sicarios de la CIA, abandonando la "vía política" de amenaza militar y sanciones. La CIA, cuya fusión con el Pentágono es un hecho, se hace con la política exterior como en los años de posguerra. Y quién sabe, quizá el siguiente en ser asesinado será el presidente de Corea del Norte o un científico nuclear iraní.- Kurosh Khan-Afshar. Madrid.

¿Qué ocurre cuando una orden de detención es firmada por un jefe de Estado y no por un juez? La respuesta es bien sencilla: que el detenido acaba con una bala en la cabeza y, en este caso, en el mar. Y no ante un tribunal, que es como debería terminar si queremos cumplir con los derechos humanos. El espectáculo esperpéntico de la supuesta muerte de Osama bin Laden ofrece muchas lagunas. ¿Cómo sabe la ciudadanía global que ha muerto esta semana y no hace más tiempo? La credibilidad de EE UU queda de nuevo desacreditada; todavía no sabemos lo que verdaderamente ocurrió el 11-S y el círculo se cierra 10 años después con demasiadas dudas.

Todo parece indicar que ha sido una operación controlada al milímetro, una supuesta muerte en el momento oportuno para relanzar la pobre popularidad de Obama.- Adrián de la Rosa Pérez. Utrera, Sevilla.

"Se ha hecho justicia", dice el presidente de los Estados Unidos. No creo que haya que sentir ninguna lástima por Bin Laden, pero si el sentido de la justicia de nuestra sociedad es ese, estamos apañados. ¿No estaremos confundiendo justicia con venganza? Comprendo el alivio de los familiares de tantas víctimas, pero me resultan difíciles de digerir las desaforadas manifestaciones de celebración por la eliminación del terrorista. Preferiría que hubiera sido capturado, y puesto en manos de la justicia, pero no de la justicia norteamericana, sino de los tribunales internacionales. Con el asesinato estamos más cerca de él. -Napoleón Pérez Farinós

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de mayo de 2011