Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un magistrado polémico y procesado

Al magistrado sevillano de familia Francisco Serrano le acompaña la polémica por sus controvertidas opiniones y unas decisiones judiciales puestas en entredicho. La última de ellas fue contrariada la semana pasada por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), que le ha procesado por un presunto delito de prevaricación al modificar el turno de custodia de un niño de 11 años, establecido por otro juzgado.

El magistrado cambió el turno de custodia de un menor que había establecido el Juzgado de Violencia sobre la Mujer 4, ampliando en día y medio su estancia con el padre divorciado con el fin de garantizar su salida como paje en una cofradía de la Madrugá sevillana, una decisión que, según el TSJA, "puede ser valorada como excesiva y, por tanto, inadecuadamente en función de las circunstancias".

Hace un año y medio, el juez estuvo en el centro de la polémica por unas sorprendentes declaraciones en las que afirmaba que la ley integral contra la violencia de género está "inspirada" en la "dictadura del feminismo radical" y encierra efectos perversos como las denuncias falsas. En otra entrevista, Serrano criticó que las denuncias falsas por maltrato hacia la mujer estaban provocando un "genocidio" entre los hombres, ya que las consecuencias que se estaban derivando-como la retirada de la custodia de los hijos- estaba llevando, dijo literalmente, a que "muchos hombres se estén suicidando".

"La violencia en el ámbito de la pareja es bidireccional, y en todos los países, salvo en España, lo que se protege y regula es la violencia en el ámbito doméstico, y no la violencia sobre la mujer", criticó Serrano. El magistrado sostiene que las denuncias falsas existen "porque hay interés en ello, ya que los recursos asistenciales para la defensa del maltrato se están financiando a través del número de denuncias" y también por "el interés de la señora que, en un momento dado, puede obtener una pensión no contributiva" a través de la misma. Serrano considera que muchos hombres sufren "maltrato institucional" y alega que lucha "por la verdadera justicia y la auténtica igualdad".

La presidenta del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, Inmaculada Montalbán, censuró al juez y le acusó de "carecer de rigor y fundamento alguno" por sus declaraciones. "Lo más grave es que parece imputar ligereza a los jueces que acordaron medidas cautelares". A continuación, el juez denunció a su colega por sus críticas, pero la Audiencia sevillana archivó el caso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de mayo de 2011