Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:LIBROS | HISTORIA

El vendaval ultra

Un vendaval nacionalista, ultrautoritario y xenófobo azota hoy a Europa: Finlandia es su última víctima, precedida de Holanda y de Flandes, de la República Checa y de Hungría, pero también de Francia e Italia.

No se sabe en qué quedará, si desbordará su actual estadio, circunscrito a amplias minorías que condicionan la agenda política, o acabará enloqueciendo a mayorías sociales. Pero sí que, incluso tal como es y aunque los europeos dispongamos hoy de más antídotos que nunca, entraña la capacidad de abocarnos a algún abismo.

Cuando algo así sucede, libros como el de Julián Casanova Europa contra Europa 1914-1945 son más que útiles. El profesor narra con estilo, explica con soltura y disecciona con agilidad la secuencia de golpes violentos y revoluciones reaccionarias que se prodigaron en los tres primeros decenios del siglo XX corto (a contar desde 1914, según el parámetro de Hobsbawm) y que redundaron en la desaparición (temporal) de casi todas las repúblicas y regímenes parlamentarios surgidos en el primer ventenio del periodo.

Europa contra Europa. 1914-1945

Julián Casanova

Crítica. Barcelona, 2011

272 páginas. 19,90 euros

Que sea útil no implica que sea de aplicación directa. Nunca la historia se repite igual, aunque el nacionalismo historicista pugne por creerlo para acreditar sus propios mitos. Pero algunas de las causas del surgimiento de las autocracias que Casanova identifica o subraya merecen especial relectura: la superinflación y la crisis económica que acabó afectando a las clases medias; el contencioso espacial y la inquina derivada de las deficientes soluciones del Tratado de Versalles; la debilidad y/o fraccionamiento de los partidos tradicionales, que hicieron más vulnerables a los nuevos regímenes; la creciente desafección de las élites económicas por los valores democráticos...

Quizá lo más notable en el texto es que hace especial hincapié en desmitificar y enlazar dos fenómenos paralelos e interactuantes, el ascenso del nazismo y la revolución soviética. En esta, y contra la versión oficial, la fase inicial del doble poder se convierte en el intento de "controlar una revolución que nadie dirigía", con grandes dosis de "reacción espontánea"; y octubre es un "golpe de Estado" prendido en Petrogrado por una minoría muy exigua de 30.000 personas, frente a 200.000 soldados.

Mientras, Hitler se encaramó al poder tras fracasar su putsch de 1923, por la vía de actuar a la vez desde el Parlamento y mediante la violencia paramilitar callejera: "No fue una consecuencia directa del apoyo de una mayoría del pueblo alemán" sino el fruto de un pacto "entre el movimiento de masas nazi y los grupos políticos conservadores, con los militares y los intereses de los terratenientes a la cabeza".

La eficaz síntesis de la República y la guerra civil españolas, el uso de bibliografía muy reciente y un cierto carácter de ejemplo al adentrarse en ámbitos poco labrados por historiadores españoles son otros atributos de la obra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 2011

Más información

  • Julián Casanova