Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Todos los partidos bloquean el intento del PP de forzar un debate sobre ETA

Los populares se quedan solos en la petición de comparecencia de Rubalcaba

El PP se quedó solo ayer y fracasó en su intento de forzar un debate en el pleno del Congreso de los Diputados sobre terrorismo. Todos los partidos representados en la Junta de Portavoces rechazaron la pretensión de los populares de hacer comparecer al vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, en el pleno para debatir sobre la lucha antiterrorista.

La excusa del PP es el llamado caso Faisán, sobre el que el principal partido de la oposición mantiene una doble presión: centra las sesiones de control al Gobierno en asetear a Rubalcaba sobre las vicisitudes judiciales de ese asunto, a la vez que está personado como acusación en el sumario de la Audiencia Nacional. El resultado es la insistencia para pedir explicaciones públicas al Gobierno por las actas del proceso de paz para ponerle en aprietos.

Sáenz de Santamaría: "El ministro pasa de prepotencia culpable a silencio miedoso"

A esa estrategia, los populares querían sumar un debate monográfico en el pleno con Rubalcaba como protagonista y objetivo. "El PP está tratando de instrumentalizar políticamente un caso judicial y todos los grupos de la Cámara le han dicho que no, que no se va a tolerar esa instrumentalización, y se han quedado solos", explicó José Antonio Alonso, portavoz del PSOE.

Los populares explican que el debate sobre el presunto chivatazo a ETA está al margen del Pacto Antiterrorista porque se produjo en la anterior legislatura, antes de que se firmara el acuerdo vigente y porque el proceso de paz está también fuera de su alcance.

De hecho, es previsible que el próximo miércoles el PP vuelva a la carga contra Rubalcaba en la sesión de control del pleno del Congreso, a propósito del Faisán. Previsiblemente, incorporará el argumento de la exigencia de responsabilidades por la fuga del etarra Antonio Troitiño, tras ser puesto en libertad por la Audiencia Nacional. Lo que no ha podido es forzar el pleno monográfico. El portavoz del PP de Justicia e Interior, Federico Trillo, anunció también que solicitaría la comparecencia del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, y del director del CNI, Félix Sanz, para que den cuenta de las supuestas actas de ETA sobre el proceso de paz. Si llegan a formularse ambas solicitudes, el resto de grupos también las bloquearía previsiblemente en la Junta de Portavoces. La portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, lamentó ayer el bloqueo de la petición de comparecencia y aseguró que el vicepresidente y ministro del Interior "ha pasado de la prepotencia culpable al silencio miedoso". Añadió que "eso es la mejor confesión de parte, porque quien nada tiene que ocultar no debería temer comparecer". Preguntado Rubalcaba en rueda de prensa sobre esas palabras respondió: "¿Silencio?, pero si no paro de hablar de ello, si no paro, si llevo 38 preguntas... Silencio no, eso no".

Sáenz de Santamaría denunció la "falta de transparencia" y de "compromiso parlamentario" por parte del Gobierno ante un asunto de la máxima preocupación ciudadana, dijo, ya que ha acabado con la imputación del que fue número tres del Ministerio del Interior Víctor García Hidalgo.

La solicitud de comparecencia planteada por el PP fue rechazada en la reunión de la Junta de Portavoces, en la que todos los grupos presentes la rechazaron. El PNV no estuvo en la reunión pero ya mostró su oposición a la petición del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de abril de 2011