Hacienda enfría las esperanzas catalanas sobre el fondo de competitividad

La Generalitat incumplirá el objetivo de déficit hasta 2013 sin los 1.350 millones

La brecha entre el Gobierno central y la Generalitat de Cataluña por la reducción del déficit público no ha hecho sino agrandarse en las últimas semanas. Y salvo que una de las dos partes dé marcha atrás, las dos posiciones chocarán hoy en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que debe revisar los primeros planes autonómicos para cortar gasto y cumplir con los objetivos de déficit para las comunidades, que debe ser del 1,3% al cierre de este año. El consejero de Economía catalán, Andreu Mas-Colell, planteará ya de forma oficial lo que ha ido anunciando veladamente en las últimas semanas: que Cataluña no se situará dentro de los objetivos de déficit hasta 2013 sin la aportación del fondo de competitividad, a pesar de que Hacienda ha recordado que esa meta es "innegociable".

El portavoz de Mas acusa al Gobierno de comportarse como un "moroso"
Más información
El Senado aprueba reclamar al Gobierno el pago a Cataluña del fondo de competitividad
Salgado niega el fondo de competitividad a Madrid, Cataluña, Murcia, Baleares y Comunidad Valenciana
La Generalitat avanza que el déficit superará el 2% este año

Los recursos del fondo se han convertido en el caballo de batalla entre Cataluña y el Gobierno central. La Generalitat reclama un anticipo de 1.350 millones para este año. Pero el Ministerio de Economía, al contrario de lo que ha hecho en años anteriores, se niega. En la antesala del Consejo, el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, dio al traste con cualquier expectativa que pudiera seguir teniendo la Generalitat. "Esa cifra no ha salido del Ministerio de Economía, no tenemos ninguna referencia así en el departamento", aseguró.

Ocaña subrayó que la cuantía correspondiente a los recursos de ese fondo en 2009 -el primer año de aplicación del sistema de financiación autonómica- fue "mucho más reducida". Según el Departamento de Economía de la Generalitat, ese año Cataluña recibió 936 millones de euros, pero como un anticipo del 70% de los 1.216,8 millones de euros de ese año. Fuentes de la consejería explicaron que este año, tras la liquidación de los presupuestos de 2009, esperan cobrar los 280,6 millones, para lo que el ministerio no pone ninguna objeción.

El nuevo sistema de financiación autonómica compensa con el fondo de competitividad a las comunidades autónomas cuya financiación por habitante quedaba por debajo de la media. En 2009 y 2010 el Gobierno anticipó parte de esa transferencia a las comunidades, como hace como norma general con el resto de ingresos reconocidos a las comunidades en el sistema. Pero Economía sostiene que, en el caso del fondo de competitividad, lo hizo así porque era un periodo transitorio. En 2009 avanzó el 70%, mientras que en 2010 dio el 85%, lo cual supuso 1.000 millones para Cataluña. En cambio, este año ha decidido posponer su pago a 2013, que es cuando se liquidarán las cuentas de 2011.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La decisión de Economía fue muy mal recibida por varias comunidades autónomas, que contaban ya con esos recursos para las cuentas de 2011, precisamente aquellas en las que se les exige un mayor esfuerzo de contención de gasto público. Pero ha sido el nuevo gobierno de CiU el que ha abanderado la protesta política, hasta el punto de asegurar que no cumplirá con el objetivo de déficit establecido.

El malestar del Ejecutivo de Artur Mas ha ido escalando hasta tal punto que su portavoz, Francesc Homs, acusó al Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero de comportarse como un "moroso" por no asumir los 1.350 millones. Esta cantidad corresponde al avance del 93% de los 1.450 millones que, según el anterior Gobierno tripartito, Cataluña debía recibir este año. "Niegan la cifra y dicen que te lo pagaré el próximo año. Los morosos se comportan de esta manera", afirmó Homs. En ese litigio, además, la Generalitat cuenta con el apoyo de todos los grupos, incluido el PP, cuyo coordinador de Economía, Cristóbal Montoro, instó al Gobierno de Zapatero a abonar los 1.350 millones de 2011.

Ocaña confió en una pronta resolución del conflicto. Pero también dejó claro que, si no hay otra solución, Hacienda no validará que la Generalitat y el resto de comunidades afectadas se anoten como ingreso en el ejercicio de 2011 una partida que no cobrarán hasta 2013. "En contabilidad hay una norma general que dice que no se computan los ingresos cuando no se tienen", afirmó en respuesta a la idea lanzada por CiU hace unos días.

Artur Mas conversa con Mas-Colell.
Artur Mas conversa con Mas-Colell.TONI GARRIGA (EFE)

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS