Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La historia de Winnie Mandela, en ópera

La obra se representará desde el jueves en pretoria

Durante los 27 años de prisión de Nelson Mandela, al que estaba prohibido tomar fotografías, fue su mujer, Winnie, la que encarnó la imagen de la lucha antiapartheid y antirracista en Sudáfrica. Venerada por muchos y vilipendiada por otros cuantos, la compleja historia de Winnie Madikizela-Mandela llega ahora a los escenarios de Sudáfrica en forma de ópera.

El libreto pretende dar a conocer cómo una mujer, la madre de la nación para los sudafricanos, una heroína en la lucha contra el poder blanco en Sudáfrica, pudo verse involucrada -ella y el grupo que formó a finales de los ochenta, el Nelson Mandela Football Club- en los crímenes de los que luego serían acusados: secuestro, torturas y asesinato de jóvenes en Soweto. Y es que, como luego diría la propia Winnie, ya separada de Nelson Mandela: "Soy un producto de las masas, pero también soy un producto de mi enemigo".

"Es una de las africanas más conocidas del siglo XX", dice el libretista

La ópera se inicia con la comparecencia de Winnie Mandela ante la Comisión de la Verdad y la Reconciliación en 1997. Es acusada de ser cómplice en la tortura, secuestro y muerte de Stompie Seipei, un joven de Soweto (Johanesburgo), el barrio en el que el Mandela Football Club pretendía reinar, aunque fuera a la fuerza.

En la obra, la Comisión de la Verdad, presidida por el arzobispo Desmond Tutu, sirve como punto de partida para que Winnie, encarnada por la cantante Tsakane Maswanganyi, recuerde su vida: los largos meses de confinamiento en solitario, el destierro al pequeño pueblo de Bradford, la prohibición de que se comunicara con más de dos personas a la vez, el hostigamiento del régimen, las consecuencias para su familia. Después llegó el vestirse de camuflaje y, en la época más violenta del apartheid, hacerse famosa con el eslogan "Con nuestros neumáticos y cerillas, liberaremos el país". Winnie Mandela se refería así a la práctica del necklace (collar), en el que la víctima, por lo general acusada de ser confidente policial, era inmovilizada con un neumático con gasolina al que se prendía fuego. Winnie fue juzgada y condenada en 1991 por el secuestro de Stompi Seipei, aunque serían sus guardaespaldas los que asumirían el asesinato. Poco después, Nelson Mandela se separaría de ella.

Pese a todo, Winnie Mandela, que mantiene buenas relaciones con el que fue su marido, sigue teniendo una gran ascendencia entre los sudafricanos y en el seno del Congreso Nacional Africano, (ANC), partido en el Gobierno desde 1994.

En declaraciones a la agencia de noticias AFP, el libretista Mfundi Vundla recuerda que la activista "es icónica, una de las mujeres africanas más conocidas del siglo XX, con elementos de Carmen y de madre coraje". Para Vundla es en la ópera donde la grandeza, drama, violencia y complejidad de la vida de Winnie Mandela puede ser comprendida.

La obra se estrenará este próximo jueves en el State Theatre en Pretoria. La vida de Winnie Mandela ya ha sido llevada a la pequeña pantalla por la cadena británica BBC, mientras que la película Winnie llegará asimismo a los cines próximamente, con Jennifer Hudson haciendo el papel de la controvertida madre de la nación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de abril de 2011