Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Pasión por Sant Jordi en Olesa

Unos 60 actores del tradicional espectáculo representan para EL PAÍS escenas de 'La Passió' con motivo del especial de la Diada que se publica mañana

Olesa de Montserrat

Libros en plena Semana Santa. Procesiones, oficios religiosos y representaciones sobre la vida de Jesús entre libros y rosas. La fusión impuesta por el calendario es la imagen que el diario EL PAÍS quiere reflejar mañana en el suplemento cultural Quadern, dedicado a las propuestas literarias del día del libro. Para ello, los actores de La Passió de Olesa de Montserrat, espectáculo con casi 500 años de tradición, escenificaron una particular propuesta con Jesús, María, María Magdalena, Pilatos y los apóstoles leyendo, poniendo su granito de arena para el impulso de la lectura. Es un trabajo de casi 600 imágenes (del que se ofrecerá una selección) que requirió más de cuatro horas de dedicación y la participación de unas 60 personas, entre actores, técnicos, maquilladores y tramoyistas.

Arrancó la sesión un tanto fría, empequeñecido el fotógrafo en el centro de un escenario de 782 metros cuadrados, con 31 metros de boca y siete de altura. Pero los actores convirtieron la propuesta en un juego tentador: representaron escenas de la despedida de Jesús y María, de la Santa Cena, del proceso a Jesús ante Caifás, de la desesperación de Judas y del Sermón de la Montaña.

Los actores, en su inmensa mayoría aficionados, fueron apareciendo durante la tarde. "Tuvimos una altísima afluencia", comentaba Albert Galcerán, jefe de prensa, "lo que demuestra lo apetecible que fue la propuesta para los actores". Entre ellos, Isidre Montserrat, el Jesús; Antònia Martells, la dulce María; Ignasi Company, el odiado Judas, y un Pilatos improvisado, Xabier Sánchez, el segundo Jesús (los personajes principales alternan representaciones durante la temporada de Pasión, de febrero a mayo).

La Passió es, para muchos de los actores del elenco, un espectáculo más que una escenificación religiosa, basado en los hechos de la vida de Jesús, pero interpretados sobre dos pilares: la calidad artística, escenográfica y musical y la participación de un pueblo en el espectáculo. Herramienta de integración social y escenario de representación artística, es también una devoción: la que sienten los más de 700 integrantes del elenco.

Si el incendio de 1983 no interrumpió La Passió, no lo va hacer ahora el alejamiento social de la liturgia religiosa. Renacieron de las cenizas construyendo en 1987 uno de los teatros más grandes de Europa, con lo que el año próximo se conmemoran los 25 años del nuevo edificio. Para ir preparando la economía para tal efeméride, a La Passió le siguen más espectáculos. El 20 de mayo actuarán los Manel, en una propuesta única en que su música resonará entre los decorados de cartón piedra de La Passió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 2011