Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Final de la Copa del Rey

Dos maneras de ganar

El Barça de Guardiola presenta mejores números que los conjuntos de Mourinho en sus duelos directos - Ambos entrenadores simbolizan un choque de estilos antagónicos

Barcelona
Participe en nuestra porra y consulte el especial sobre el clásico

Josep Guardiola ha dicho de José Mourinho que es el mejor entrenador del mundo. Se remite al currículo del portugués, que incluye la consecución de la Copa de Europa con dos equipos, Oporto e Inter. Puede que el entrenador del Barcelona tenga razón y, además, seguro que el respeto que le profesa es justificado porque a Pep si algo le gusta es ganar. No hay, sin embargo, dos técnicos con estilos más antagónicos que Guardiola y Mourinho, ambos encaminados al éxito.

El muestrario de los seis enfrentamientos hasta ahora entre los equipos de Mourinho (el Inter la temporada pasada y el Madrid en esta) y el Barça da al conjunto catalán una superioridad estadística. El Barça tiene mejores números en cuanto a remates, centros al área, pases, regates y porcentaje de posesión del balón que los cuadros de Mou -cuatro veces se enfrentaron el curso pasado el Inter y el Barça; dos clásicos se llevan en este-. El Madrid, en cambio, tiene una media rematadora superior al Barça en la Liga, la Copa y la actual Liga de Campeones. Guardiola va camino de su tercera Liga seguida, puede ganar mañana la segunda final de la Copa del Rey y está a las puertas de disputar la segunda semifinal consecutiva contra un equipo preparado por Mourinho. The Special One también roza el éxito: ha llevado al Madrid a superar la barrera de los octavos y los cuartos en la Liga de Campeones y lo ha clasificado para la final copera de Mestalla.

El portugués piensa en negarle la pelota al rival. El español, en tenerla y mandar

Son dos grupos ganadores, pero el Barça ataca y defiende mejor

Incluso Di Stéfano ha criticado el planteamiento de Mou en el Bernabéu

En el caso de que no le baste con haber creado un equipo histórico por lo que ya ha ganado -ocho títulos de los 10 que ha disputado- y muy especialmente por cómo juega, Guardiola puede repasar la edición de ayer del diario Marca y leer la opinión de Alfredo Di Stéfano, el presidente de honor del Madrid, en un artículo titulado El Barça fue el león y el Madrid el ratón que empieza así: "Sencillamente brillante fue el fútbol que desarrolló el Barcelona en el Bernabéu. La superioridad de los culés fue manifiesta y exteriorizada al planeta entero". El mito blanco es contundente y también asegura que el Madrid le pareció un equipo sin personalidad: "El Madrid jugó balones largos a ver si sonaba la flauta... Los jugadores del Barça, además de mantener un alto ritmo de juego rapidísimo y no cambiarlo nunca, lucharon como verdaderos gladiadores... Messi es el mejor del mundo. Su juego es espectacular... No tiene rival".

La opinión de Di Stéfano no fue la única voz disonante entre el madridismo. Toshack, que ganó la Liga con el Madrid la temporada 1989-1990 con récord de goles (107) y perdió la última final de la Copa que ha enfrentado a los blancos con el Barcelona, insistió en las críticas a Mourinho. En el programa La Graderia, de Ona FM, el galés dijo: "Es imposible que el Madrid juegue tan defensivo siempre. El público no lo permitiría. No soy un gran admirador de Pepe. Y que digan que es el salvador es señal de los tiempos que corren en cada equipo".

El legendario José Martínez, Pirri, también dio su opinión: "Siempre respeto las alineaciones de los entrenadores. Ellos conocen mejor que nadie a su plantilla. Pero Özil debe jugar, puede ser determinante. Si el Madrid juega la final como salió en la Liga, no gana. Si lo hace como terminó, sin miedo, arriesgándose y con Özil, tiene más posibilidades".

En el bando barcelonista, Johan Cruyff tampoco se cortó un pelo y en el artículo que cada lunes publica en El Periódico de Catalunya criticó a Mourinho por su planteamiento del Bernabéu. "Para jugar en casa con siete defensores has de tener mucho miedo", sostuvo el holandés antes de calificar a Mou de "miedoso, pero listo": "Insistiendo en el discurso de yo con 10, ellos con 11, no tuvo que dar explicaciones de su planteamiento... Si Pepe sigue en la misma posición y con la misma tarea, lo normal es que no acabe ninguno de los clásicos".

El Flaco, que se opuso abiertamente en su día a la idea de que el Barcelona fichara a Mourinho, recuerda que las mismas voces que aplaudieron a Mou por su planteamiento contra el Barça censuraron a Holanda en la final del Mundial contra España y considera al portugués "un entrenador de títulos, no de fútbol".

Los números parecen darle la razón, al menos en los enfrentamientos entre equipos entrenados por Mourinho y el Barcelona de Guardiola. Puede que los dos construyan ganadores, pero el Barça regatea más, mete más goles, remata más a puerta y se defiende mejor: recibe menos remates y encaja menos goles. Tan pocos que Víctor Valdés roza su tercer Trofeo Zamora consecutivo.

Para Mourinho, no importa tanto la forma como el resultado. El portugués pretende negar el juego al rival, de ahí que en el último clásico su equipo apenas tuviera un 27% de posesión del balón. A partir de ahí, le suele bastar con marcar primero, en un ejercicio de pragmatismo. Guardiola prefiere que sus conjuntos lleven la iniciativa en el encuentro, jugar en campo contrario y armar los equipos pensando en atacar la portería. Tampoco eso le garantiza títulos y lo sabe: se lo demostró Mourinho hace justamente un año, cuando le apartó de la final de la Copa de Europa con un planteamiento muy defensivo con el Inter en la vuelta de las semifinales en el Camp Nou después de un 3-1 en Milán.

La Copa dictará la primera sentencia mañana en Valencia. Para Mou, se trata de ganar o ganar. Para Pep, de jugar para ganar. Y, en el cruce de caminos, a menudo la razón puede con el sentimiento. Que le pregunten a Di Stéfano, mito blanco, presidente honorífico del Madrid y, pese a todo, admirador del juego azulgrana.

Pep, seis de seis

- Guardiola tiene un registro impecable en las seis finales jugadas: otros tantos triunfos. El Manchester United,

el Athletic (dos veces),

el Shakhtar, el Estudiantes

y el Sevilla fueron sus víctimas.

- Mourinho solventó

con éxito 12 (dos veces contra el Leira, el Arsenal y el Roma) de sus 17 finales al frente del Oporto, el Chelsea y el Inter.

Sus derrotas fueron ante

el Milan, Benfica, Liverpool, Manchester United y Lazio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de abril de 2011

Más información