Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Rusiñol, otra vez moderno

El Institut d'Estudis Catalans estrena en las letras catalanas la obra completa de un autor en la Red y con acceso abierto

Moderno por antonomasia cuando irrumpió con popular e inusitada fuerza en las letras y la pintura catalana a principios del siglo XX, Santiago Rusiñol vuelve a ser innovador y puntero a principios del XXI, justo cuando se cumplen 150 años de su nacimiento. Porque desde esa efeméride, el autor de L'auca del senyor Esteve es ya el primer escritor catalán que empieza a tener toda su obra completa en Internet, en un acceso universal y abierto (http://taller.iec.cat/OCSR/). La modernidad es resultado de la labor de la especialista Vinyet Panyella, que desde 2008 coordina un equipo de expertos (entre ellos, los escritores Jaume Cabré y Susanna Rafart, y estudiosos como Margarita Casacuberta y Damià Pons) bajo el mantel del Institut d'Estudis Catalans y su filial, la Societat Catalana de Llengua i Literatura.

"El sistema literario catalán ha de resituar muchas cosas y, entre ellas, la figura de Rusiñol y el reduccionismo al que se le ha sometido con lo de su imagen frívola; esta labor ayudará", defiende Panyella. Por ambición no quedará: en un proyecto de seis años que llegará hasta 2014 y con 40.000 euros de presupuesto (sin contar el coste técnico), se trata de recuperar, estudiar y publicar electrónica-mente la ingente producción literaria del autor barcelonés, paradigma del modernismo, de la que "apenas ahora existen una decena de títulos vivos en las librerías catalanas", apunta la coordinadora. Una nimiedad si se tiene presente que la obra completa digital, dividida en seis volúmenes, alcanzará los 110 títulos y, por primera vez, la totalidad de sus artículos, unos 1.300.

"No hay inéditos, pero sí mucha cosa hasta ahora diseminada o fuera de circulación desde hace años", cuantifica Panyella, que calcula que ahora tienen localizado "el 98% de una obra muy dispersa en revistas y diarios". En total serán seis volúmenes, que arrancarán con las prosas diversas y los viajes, las conferencias y discursos y los prólogos. A este le sigue el de las novelas (las cuatro suyas, más las traducciones que realizo, especialmente de Alphonse Daudet), el de artículos (de 10 cabeceras distintas, desde La Vanguardia i L'Avenç a El Eco de Sitges y L'Esquella de la Torratxa), el del teatro (con 70 obras), el que reúne el epistolario y las entrevistas, y el que cerrará la serie con una milimétrica cronología, bibliografía e índices de lugares personas y obras.

El lujo cobra su mayor esplendor en cuanto se observa que la página web, que también podría recoger los lienzos del artista, albergará una doble versión de cada obra: la primera edición original ("no quedan casi manuscritos de Rusiñol, por eso nos basamos en esas publicaciones") y su correspondiente transcripción al catalán normalizado. Más aún: cuando se pueda, se ofrecerán incluso ediciones de bibliófilo, como la que ya puede verse del bello Jardins d'Espanya (1903), con dibujos del propio Rusiñol, y de Andalusia vista per un català, de 1896, de la que el único ejemplar que se conoce está en la Biblioteca de Cataluña.

Ahora, la obra completa ofrece ya 17 obras en formato PDF para su libre descarga. Para dentro de dos meses se espera que se alcancen las 50, entre ellas todo el contenido de los dos primeros volúmenes. La clave de una operación así está en que los derechos de la obra de Rusiñol pasan a ser de dominio público este próximo junio. "Eso ha facilitado las cosas; en cualquier caso, una operación así nos recuerda que hay que empezar a mirar el patrimonio literario catalán de manera diferente, y a los editores, que su rol ha cambiado y que han de trabajar a partir de proyectos como este", apunta Oriol Izquierdo, director de la Institució de les Lletres Catalanes, que ha apoyado la iniciativa.

Rusiñol ha dado pie también, a raíz de las obras completas digitales, a la Sociedad Rusiñol (http://blocs.iec.cat/santiago), grupo de trabajo de la Societat Catalana de Llengua i Literatura para promocionar y difundir su obra, y tiene ya una ruta literaria. La modernidad de Rusiñol dura, pues, siglo y medio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de abril de 2011